26 de enero de 2017

"No eres tú, soy yo". Baja voluntaria laboral

No eres tú, soy yo.
¿O acaso hemos sido los dos?
Quizás no hemos sabido compaginar nuestras expectativas e ilusiones como en un principio nos propusimos, puede que no hayas sabido entender mis necesidades ¿o he sido yo quien no ha sido consciente de las tuyas?
Me has pedido demasiado y, aunque he tratado dar el máximo de mí, me siento desbordado y siento que contigo no soy yo. Me apagué, o me apagaste...nos apagamos. La cuestión es que prefiero dejar esto como está antes de seguir haciéndonos daño. 
Fue bonito mientras duró, sin embargo, hoy me veo obligado a dejarte y continuar con mi vida, QUERIDO TRABAJO.

¡Hola de nuevo equipo!
El post de este jueves no es demasiado extenso en líneas, sin embargo, no podía dejar pasar la idea de escribir al respecto, pues sé que son muchas las personas que se han visto y se ven inmersas cada día en situaciones como la anterior, solo que no se atreven o no saben qué y cómo tramitar y sobrellevar la despedida voluntaria de su puesto de trabajo.

Es sumamente difícil y son una multitud de emociones y dudas las que dominan el proceso del que hablamos hoy. El motivo de abandonar no quiere decir que te rendiste, solo que ya no quieres seguir con algo que te absorbe la energía y frena tu desarrollo e ilusiones. Tampoco quiere decir que no tienes ganas de trabajar (no permitas que nadie te diga esto, defiende tu postura)...porque trabajar es lo que más quieres (de ahí las dudas de si dar el paso o no) pero no en ese lugar.
Simplemente, por motivos personales, organizacionales, o una mezcla de ambos...tras quebraderos de cabeza y noches sin dormir, días en los que sientes que estás malgastando tus años, y un sinfín de sensaciones más...has decidido que prefieres mantener vivas tus ilusiones. Incluso puede que te hayan ofrecido una oportunidad mejor...en ese caso ¡Viva la Pepa!
La cuestión es que, sea cuáles sean los motivos que te lleven a presentar baja voluntaria, el trámite es idéntico en una y otra situación. Sin embargo, hoy he decidido centrarme en la primera: CUANDO HAS DECIDIDO QUE YA NO PUEDES QUIERES MÁS (porque, recuerda, poder puedes con absolutamente todo lo que te propongas).

Antes de continuar me gustaría dejar claro que no estoy animando a nadie a dejar su trabajo, sin embargo, hoy he decidido escribir sobre el tema ya que conozco de primera mano todas las dudas que surgen cuando se ha tomado la decisión y en este espacio tratamos de ayudar a quienes se encuentran perdidos en la búsqueda de empleo...haceros la idea de que, el dejar un trabajo implica ponerte a buscar otro. Además, también quiero aprovechar para aclarar que esta baja debe ser VOLUNTARIA, nunca permitas que te lo impongan a modo de "sugerencia/amenaza" si no es lo que tú quieres o has decidido.

Ahora sí, sigue leyendo para informarte de los consejos previos a tener en cuenta para que salgas fortalecido de tal experiencia, así como del protocolo general de actuación a seguir (para que nos entendamos, el papeleo).



1. Antes de informar acerca de tu dimisión, solicita ayuda en caso de tener dudas acerca de cómo diseñar tu curriculum, adaptarlo a las ofertas, revisa o abre un perfil en todos los portales de empleo, empieza a moverte por LinkedIn, haz contactos y define tu plan de acción para encontrar una nueva oportunidad. Buscar trabajo será tu nuevo trabajo y, si lo haces bien, esta ocupación no te llevará demasiado tiempo.

2. ¿Eres hormiga o cigarra? Si tu decisión no está marcada porque te hayan ofrecido un puesto más afín a tus capacidades y perspectiva de futuro, y ya que tu nuevo trabajo será el de buscar trabajo, sé consciente de que te convendrá gastar un poco menos y guardar un porcentaje fijo de tus últimas nóminas para que luego no te veas apurado a la hora de pagar facturas y llenar la nevera. Todo esto, claro está, en la medida que te sea posible.

3. Medita, pide consejo a quienes te conocen bien, piensa en tu bienestar y niveles de salud, en lo que ganarás y perderás tras dar el paso. ¿Hacia qué lado se inclina la balanza? Sea como fuere, cuando decidas que no quieres permanecer trabajando en este lugar, debes estar ampliamente convencido y sabiendo que a pesar de que habrán días menos llevaderos (pues los habrán, como en casi todo), te sentirás mucho mejor de forma general. 

4. Una vez hayas comunicado tu decisión, trabaja el desapego. Tendrás alrededor de 15 días para despedirte de usuarios, compañeros, espacios e incluso costumbres. Cierra tareas pendientes y trata de hacer todo con la visión positiva de que lo que haces es por tu bien.

5. Recuerda en todo momento que no eres débil por tomar este tipo de decisiones. Simplemente has decidido tomar las riendas de tu vida y, como para casi todo lo que hacemos, puedes equivocarte o no, pero lo más importante es que lo estás intentando y, al fin, empiezas a mirar solo por ti y lo que crees que mereces.

6. Trata de cerrar esta etapa de la forma más cordial y facilitadora posible. No te cierres puertas. Al fin y al cabo habéis formado parte de la misma familia durante un largo proceso.

7. Tu último día, sal con una sonrisa y piensa en el futuro que tienes por delante. Si te lo propones y perseveras, muy probablemente llegarás donde quieras.



1. Aunque la ley permite que presentes tu dimisión de forma verbal, mi recomendación es que lo hagas por escrito de forma duplicada. Es decir, entregando una copia a la empresa y quedándote otra (sellada por la empresa) para ti. 
En el enlace que te pongo a continuación, que va directo al blog "citapreviainem.es"cuentas con un modelo word orientativo para que puedas comunicar tu baja, así como otros consejos para que no se te escape ni un detalle de todo este proceso en el que has decidido sumergirte:

2. Recuerda que debes comunicar tu baja con un tiempo de preaviso que vendrá marcado en el convenio colectivo. Generalmente este periodo suele abarcar 15 días. Es importante que tengas este plazo en cuenta dentro de tus movimientos ya que, de no hacerlo, la empresa podrá descontar la cantidad total a percibir del finiquito dichos días. Pudiendo hacer esto como compensación por daños y perjuicios.

3. La marcha atrás de la baja voluntaria. Sí, antes no podías arrepentirte, pero en el momento actual la empresa debe aceptarte en caso de que cambies de opinión. De no ser así, tu partida sería considerada como despido improcedente.

Antes de marcharme, no puedo dejar de recordarte que en todo este proceso puedes contar conmigo. Las despedidas duelen, aún cuando se ansíen desde hace tiempo. Sin embargo, de ser tu decisión y por más dolor que se encierre detrás de ella, no olvides que los destinos extraordinarios van generalmente precedidos por caminos difíciles. 
Sea lo que sea aquello que decidas hacer hoy por ti y por tu vida, recuerda que TÚ PSIQUE PUEDES.

¡Hasta la semana que viene, equipo!

19 de enero de 2017

Los conformistas sociales de Asch ¿eres tú uno de ellos?

¿Y si Manolita te dice que te tires por un puente también lo haces?

De forma muy probable habrás escuchado esta pregunta por boca de tu madre una y mil veces. Puede que dada tu edad no suceda con la misma frecuencia que antes. De hecho, casi con toda seguridad, hace años que no se lo escuchas e incluso puede que en este preciso instante te haya invadido cierta nostalgia.
Los motivos por los que has dejado de oír esto pueden ser muy variados pero, en mi caso y casi me atrevo a decir que en el vuestro, se debe principalmente a que hoy día no suelo atribuir mis errores a personas externas. Ahora, si suspendo un examen o hago determinadas cosas de forma impulsiva no se me ocurre responder como cuando me encontraba en ese rango de edad que va de los 12 a los 18 (y me quedo corta): "¡pero si suspendió toda la clase!" o "¡todos lo hicieron y sus madres no se enfadan!". Qué ilusa...¡todas las madres se enfadaban!.

Parece ser que todos íbamos en la misma dirección: madres, hijos, alumnos e incluso los profesores que según nosotros eran unos $%&*" injustos y amargados. 
Si decías lo contrario eras la rara o el empollón, por tanto las opiniones propias quedaban guardadas en el cajón de la mesita de noche junto con la Ragazza y un Walkman con un cassette de Christina Aguilera. Entonces, la aceptación del grupo nos importaba de forma exagerada.

¿Creéis que me equivoco si os digo que lo que os  he contado es totalmente adaptativo?
Hay determinadas situaciones que se repiten en cada uno de nosotros en momentos concretos de nuestro ciclo vital. Si bien en el periodo que abarca la adolescencia somos más vulnerables ante la presión grupal debido a la necesidad de aceptación que anteriormente mencioné, aún en tu etapa adulta, y muy probablemente hasta que tus días por estos lares terminen, te sentirás impulsado a responder/actuar de una u otra forma según el contexto en que te encuentres y las personas que te rodeen.

Fue entre 1951 y 1955 cuando Solomon Asch (psicólogo social) llevó a cabo diferentes experimentos que aportaron relevantes datos sobre la conformidad, donde se demostró que la presión social sobre las personas puede inducirlas al error de forma voluntaria.
Básicamente se pedía a una serie de sujetos (siendo uno de ellos la persona cuyas reacciones quedaban bajo estudio y el resto cómplices del investigador) que mencionaran cuál de los palillos de la TARJETA B era igual al palillo de referencia que se mostraba en la TARJETA A. 
Para que os centréis y vayáis captando la idea, mejor os lo enseño:




A los participantes se les informaba de que se les realizaría una prueba de visión, sin saber la persona objeto de estudio que lo que realmente se observaría sería su reacción ante el comportamiento del resto de miembros del grupo (que, os recuerdo, sí sabían de qué iba la historia).
Ahora pensaréis, es lógico Marta, todas las veces que se repitió el experimento las personas bajo observación respondieron que el palillo "C" era igual al del modelo de la TARJETA A.
Estoy de acuerdo con vosotros en que esa es la respuesta correcta y la que todos o la mayoría de nosotros habría respondido. Ahora bien...
¿IMAGINAS QUÉ PASARÍA SI, ANTES DE TI, ALREDEDOR DE NUEVE PERSONAS HUBIERAN DICHO QUE LA OPCIÓN ACERTADA ES LA "B" SIN DUDAR NI UN SOLO SEGUNDO Y EN MÚLTIPLES OCASIONES?
A la primera, la persona solía responder que la opción correcta era la C. Sin embargo, a medida que el grupo se reafirmaba en su opinión, la idea inicial de quien se encontraba bajo observación iba alterándose hasta que varias veces daba la misma respuesta que el resto de compañeros. De esta forma, cerca del 40% de los 123 participantes con los que se llevó a cabo el estudio cedieron a la presión del grupo, respondiendo la opción incorrecta, aún cuando en los primeros momentos pensaron lo contrario.

Como ya dije, es adaptativo. Ansiamos encajar en el grupo con el que nos sentimos identificados, buscamos la aceptación del resto, pero...¿qué pasa si siempre lo hacemos y fallamos al dar  la respuesta? Y, no solo a eso, sino a nuestros principios.

Te preguntarás a qué viene lo que hoy te cuento y qué tendrá que ver con la búsqueda de empleo u otros temas a los que os tengo acostumbrados.
Es sencillo, imagina que eres dueño de una importante organización y has decidido contratar a una persona experta en negociación que colabore contigo durante el proceso de internacionalización de tu empresa. Sé sincero ¿apuestas por quien se mantenga firme, aunque de forma dinámica y mediadora, en sus decisiones? ¿lo haces por aquellas personas que siguen al resto del rebaño?
Para según qué puestos, nos encajarán mejor unos u otros perfiles (como repito hasta la saciedad, no hay candidatos malos, sino puestos y personas que no encajan). Entenderás que para llevar a cabo negociaciones no nos conviene que la persona se aleje demasiado del objetivo inicial. por tanto, en esta ocasión me decantaría por seleccionar a quien se mantenga firme en sus ideas. 

Crea y trabaja cada día tu marca personal, no te conformes con lo que el resto decida qué es lo correcto si realmente estás seguro de que eres tú quien conoce las claves y las respuestas acertadas. Busca la forma de encajar y complementar dentro de un sistema en el que las piezas iguales se pisan unas a otras, mientras las que son diferentes llegan a entendimientos y sacan el máximo partido acerca de lo que pueden hacer si actúan de forma conjunta.Cree en ti mismo, en tus conocimientos, en lo que ven tus ojos...confía en que sabes, quieres y puedes. Trabaja en pro de demostrar al mundo, a los de tu sector, quién eres (con tus singularidades)...pero no lo hagas a costa de los demás, sino con ellos. LA UNIÓN HACE LA FUERZA.
Antes de despedirme hasta la semana que viene, he de reconocer lo graciosos que resultamos cuando no tenemos ni idea de que estamos nadando en la misma dirección que el resto.
Os muestro un peculiar estudio probablemente inspirado en los experimentos de Asch ¡Que os divirtáis!


Recuerda cada día, por muy difíciles que se pongan las cosas, que TÚ PSIQUE PUEDES.
¡Hasta el próximo jueves, equipo!

12 de enero de 2017

Correr lento, avanzar más....8 pasos para llegar donde te propongas

¡Buenas noches, equipo!

¿Habéis definido ya vuestro plan de acción para 2017?
¿Os habéis puesto manos a la obra para conseguir las metas que visualizáis cada mañana?
¿Habéis empezado a comer sano y a ir al gimnasio?

Como podéis observar, hoy vengo preguntona y algo enfadada...y no, no tiene nada que ver con la taza de café con leche hirviendo, y llena hasta el borde, que he derramado en la sala de estar de casa esta mañana...bueno, vale, un poco sí.
Definitivamente, lo que más me enfada y cansa son aquellas personas que creen que te hacen un favor cuando llegan con la cabeza alta, los hombros erguidos, la sonrisa a un lado, un paquete de donuts de chocolate en una mano (de los que vienen rellenos de más chocolate) y diez tickets para gastar en copas este sábado...para no variar respecto al fin de semana anterior. 
Gente a la que respeto profundamente, pues desde que tengo uso de razón soy de la opinión de que cada uno ha de hacer lo que le venga en gana, siempre que lo haga desde la más absoluta libertad y convencimiento y siempre que, por supuesto, no haga daño o perjudique a nadie que no haya prestado su consentimiento. ¡OJO! no estoy diciendo que comparta determinadas acciones, pensamientos, actos u omisiones. Solo creo que en la tolerancia y el respeto se encuentra la base de todo, o casi todo.

Aclarado lo anterior, de estas personas lo que me cansa no es su estilo de vida, hábitos de alimentación o falta de práctica deportiva (me repito...cada cual allá con el uso que hace de su cuerpo). Lo que me molesta y me pone los nervios de punta (como diría mi madre) es que, tras esta actitud altiva que describí al inicio del post, se crean con el derecho de decirte que estás LOCA, OBSESIONADA o ENFERMA (entre otras joyitas) porque te gusta ir al gimnasio, correr (que sí, que el running está de moda, pero en mi pueblo siempre ha consistido en ponerte un chándal más bien gastadillo y salir a CORRER), hacer senderismo los domingos o preferir gastar el dinero que te sobra a fin de mes en conocer lugares nuevos, comprar un libro u homenajearte con un almuerzo de los que quitan el hipo, o lo producen, según se mire (sí, cuido mi alimentación y mis rutinas, pero también sé lo ricas que están las patatas fritas y esos donuts rellenos...precisamente porque he aprendido a encontrar el equilibrio de las cosas), en lugar de invertirlo en irme de copas al mismo bar de siempre, escuchando la misma música de siempre, discutiendo sobre las mismas cosas de siempre, con la misma resaca dominguera de siempre. De eso ya tuve edad, ahora lo hago muy esporádicamente y, créanme, HOY SOY MUCHO MÁS FELIZ QUE ANTES.

Lo soy porque he aprendido a controlar y gestionar mi tiempo, a dar un mayor valor a las cosas que nos rodean (por muy pequeñas que sean), a divertirme viviendo aventuras mientras me pierdo en una ciudad desconocida de otro país (por empeñarme en visitar una playa secreta y tener que caminar 16 kilómetros a la vuelta hacia el hotel, porque también me empeñé en invertir el dinero que me quedaba para el autobús en tomar un café mirando hacia el mar...al fin y al cabo, placeres de la vida).
También he descubierto mis pasiones, a qué quiero dedicar el resto de mis días, he reconocido quiénes son mis personas favoritas (a las que quiero mantener cerquita) y me he atrevido a decir en voz alta que ¡SOY OFICIALMENTE UNA RUNNER!
¿He dicho runner? Vale...yo también me dejo llevar por estas modas de vez en cuando. 

No es lo mismo hacer pesas en el gimnasio, bailar sobre un step, dar puñetazos y patadas a un saco de boxeo o montar en bici...todas estas variedades deportivas me encantan, pero el running se me atragantaba de forma que siempre buscaba alguna excusa (para decirme a mí misma) con el objetivo de ponerme a otra cosa y dejar lo de correr como un pato mareado, colorado y sudoroso para otros y otras.
No entendía cómo a la gente le gustaba hacer algo con lo que sientes que vas a expulsar las amígdalas por la boca...pero ya sí ¿quieres conocer mi SECRETO? Sigue leyendo, pronto verás la meta que persigo al contarte todo esto.

Como casi todo lo que me propongo en la vida, el mayor secreto para alcanzar mis metas ha sido el siguiente:


Ahora dime, del 1 al 10 ¿cuánto crees en tu capacidad para encontrar el trabajo que mereces, aprobar con plaza la oposición, correr más de 3 kilómetros sin parecer que vas a morir, vivir como realmente quieres...?

No importa si el nivel en el que te posicionas es bajo, creéme, yo también me puse un 1 en algo, alguna vez. Incluso hoy, al principio de enfrentarme a nuevas situaciones, justo en ese momento donde nacen los miedos, me pongo números bajos. Lo que debe prevalecer es que, con la práctica y la maleta de la confianza cargada al hombro, te dispongas a andar el camino, a escalar la montaña, que poco a poco te irá aproximando al sobresaliente y alejando esos temores.

Ahora sí, hemos llegado al punto en que te cuento cómo he pasado de no correr más de 500 metros seguidos, a marcarme carreritas de unos 7 kilómetros por las mañanas (sin parar, excepto por algún ataque de "caloret" que me obligue a frenar unos segundos para quitarme la sudadera) que no son demasiado, pero a mí me suponen mucho. Al punto en el que te cuento por qué tus avances respecto a la búsqueda de empleo, aprobar ese examen, superar ciertos temores o ponerte en tu peso saludable (aquí todo vale) tienen mucho que ver con la importancia de aprender a correr lento.



PASO 1. VISUALIZA TU OBJETIVO FINAL DE FORMA DIARIA.
Debes decirte, cada mañana, con qué excusa vas a quedarte en la cama o, por el contrario, qué motivo te mueve las tripas para conseguir despegarte de las sábanas y empezar el día con el pie derecho.
En mi versión runner novata, cada día visualizo los 10 kilómetros de carrera que me he propuesto. Empecé por medio kilómetro, voy por 7 ¿crees que podrás?
Visualiza las lágrimas de emoción que llorarás cuando tengas la plaza. Eso, y los saltos que darás, serán fiel reflejo de tanto esfuerzo y sudor, del sacrificio que supone prepararte una prueba de tan grandes dimensiones.
Imagina lo feliz que serás cuando descuelgues el teléfono y te digan que has encontrado el trabajo que tanto has luchado. En tu búsqueda activa de empleo has hecho más de 16 entrevistas sin resultados aparentes (excepto por el aprendizaje acumulado, que ya es decir), empapelado medio mundo con tu curriculum (adaptado a cada oferta), preparado inglés, ampliado formación...todo por esta llamada que, te aseguro, llegará.
Sea cual sea lo que te has planteado conseguir, levántate cada mañana y avanza hacia allí ¿cómo?...

PASO 2. PLANIFICA PEQUEÑOS ACERCAMIENTOS.
...¿me preguntaste cómo? te doy parte de la respuesta: organiza avances progresivos hacia tu meta. Despacio, proponte retos medibles, que no hagan que te rindas, sino que te den esa motivación diaria para continuar.
Si un día corro 2 kilómetros seguidos (con visible esfuerzo), al otro sería una barbaridad querer correr 4 de golpe...pero sí puedo proponerme 500 metros más ¿estás de acuerdo?.
Si de media sueles estudiar 3 temas y ves que el tiempo juega en tu contra, al otro día no te plantees aprender 7 porque, al final, lo único que conseguirás será pillarte un cabreo y autocastigarte por no haber logrado lo previsto ¿no será mejor estudiar 4? a un tema más por día, ya es un avance importante...y luego 5, 6, ¡7!
Lo mismo cuando buscas trabajo. En la actualidad envías el mismo curriculum a todas las ofertas que ves (ya sea "de lo tuyo" o de dependiente para trabajar en una librería). A partir de mañana, empieza a enviar unos cuantos documentos menos, pero MODIFICA según lo que busca cada empresa. Eso sí, hazlo con orden y meditadamente, anotando en un listado aquellas organizaciones para las que quieres trabajar, y no trates de modificar el curriculum 20 veces en el mismo día, o acabarás cansado y tirando la toalla hasta que se te olvide. Mejor ponte en contacto con dos o tres empresas cada día, y envía un contenido de CALIDAD. 

PASO 3. ESTUDIA QUÉ PUEDES ESTAR HACIENDO MAL Y MODIFÍCALO.
Si empiezo a correr sin calentar, acabo sin hacer estiramientos, comienzo la carrera demasiado deprisa, no me hidrato (o lo hago en exceso), voy más pendiente de no doblarme un pie que de la actividad en sí misma, miro el móvil cada dos segundos a ver cuánto avanzo y al otro día, llena de agujetas, quiero correr del tirón 2 kilómetros más...mal vamos.
Si aplicas ofertas a lo loco, si no te preparas las entrevistas...si estudiando te centras en detalles irrelevantes, no haces los simulacros o te mientes a ti mismo respecto a los avances...mal vamos.
Tómate tu tiempo, coge papel y bolígrafo, y anota todo lo que te está impidiendo hacer las cosas bien. Después, ofrece una alternativa a cada error y prueba a seguir el nuevo método. PUEDE QUE ESTO TE HAGA "PERDER" MEDIA MAÑANA, PERO TE HARÁ GANAR TIEMPO Y CALIDAD EN LOS RESULTADOS PARA EL RESTO DE LA CARRERA.

PASO 4. CORRE LENTO, PISA FIRME.
Al comenzar mi aventura runner me centraba demasiado en los tiempos. Quería hacer cada kilómetro en menos de lo que canta un gallo y eso, querido equipo, es complicado para quien nunca ha corrido. Es como querer empezar la casa por el tejado. Primero había que trabajar la capacidad, más tarde la velocidad...
Cuando observé este error y lo modifiqué, empecé a ver verdaderos progresos...y tú ¿has empezado por la base o poniendo las tejas de este nuevo proyecto?

PASO 5. CUIDADO:  CUESTA ABAJO.
No gastes tu energía cuando vayas cuesta abajo y las cosas se pongan fáciles. Aprovecha y reserva tu fuerza para que, cuando la cosa se complique, tu rendimiento sea mucho mayor. Aprende a ser la hormiga y no la cigarra del cuento.
Si os dijera cuánto me ha ayudado este paso para avanzar hacia mi objetivo...

PASO 6. DISFRUTA EL CAMINO.
No te tortures. Todo llega, todo pasa, nada permanece...no vas a quedarte para siempre como estás ahora, aunque no puedas verlo. Pero, mientras estás en este punto, recuerda que vas a tener una única vida, por eso cólmate de la sensación de hacer las cosas bien hechas, del aprendizaje que estás adquiriendo, del momento en el que te das cuenta que alguien se alejó de tu vida porque no le gustaba que te encerraras a estudiar las 24 horas, o de quien se apartó porque ya no tenías dinero para salir al no tener trabajo...al fin y al cabo, se fueron para dejar hueco a otras personas que tienen mucho más peso en tu vida.
Llegados a este paso entendí que haya gente a las que les guste correr aunque parezcan patos, tomates o amigdalas andantes...la sensación al terminar es MARAVILLOSA.

PASO 7. PREMIA TUS ACERCAMIENTOS.
Al final del día o de la semana, recompensa tu esfuerzo. Esto te dará energía para poder afrontar tus tareas una semana más
Cómete un helado, haz alguna excursión, lee un libro que te guste porque sí, sal a tomar un café con tus amigos, cómprate ese jersey tan bonito o dedícate a estar todo el domingo patas arriba en el sofá ¡Te lo mereces!

PASO 8. SABOREA EL TRIUNFO FINAL, PERO NO TE DUERMAS.
La carrera continúa, the show must go on...si conseguiste plaza o tu trabajo, da lo mejor de ti. Si adelgazaste y ahora estás saludable, trata de mantenerte. Si corriste 10 kilómetros, ahora querrás hacer 15.

Sea cual sea tu meta, recuerda, ESTO ES UNA CARRERA DE FONDO EN LA QUE NO GANA EL MÁS RÁPIDO, SINO QUIEN ENTRENA SU CAPACIDAD PARA LOGRAR RECORRER UNA MAYOR DISTANCIA. 
¡Tú Psique Puedes!

¡Hasta el próximo jueves, equipo! 

5 de enero de 2017

Mi regalo de Reyes

¡¿Qué hay de nuevo, equipo?!
La verdad es que hoy por aquí, nuevo, lo que se dice nuevo ¡lo es todo!
Sí, como lo lees, este post es más bien un adelanto de lo que os tengo preparado para este año que empezó hace solo cinco días. Y no es por eso de año nuevo, vida nueva ¡Qué va!

Yo pienso que la vida no cambia conforme vayamos arrancando hojas del calendario. La transformación empieza dentro de uno mismo, da igual que sea enero, agosto, noviembre, un sábado a mediodía, o un lunes por la mañana mientras tomamos una reveladora tostada con mermelada de fresa. No es tu vida la que cambia porque el mundo entero haya comenzado a poner un 7 en el lugar donde antes aparecía el número 6. No es tu vida la que cambia si sigues proponiéndote los mismos objetivos que en temporadas anteriores, sin analizar por qué motivos no los alcanzaste...

Antes de seguir (vale, lo admito, quiero mantenerte intrigado unos minutos más), para que puedas llevar a cabo la transformación y el cambio definitivo que quieres llevar a cabo para conseguir lo que te has propuesto, anota lo siguiente en tu agenda, libreta favorita o con una nota en la nevera...sea como sea, la cuestión es hacerte consciente de los cambios que necesitas hacer en tu vida para que puedas evolucionar en el sentido que quieres...no porque sea enero de un nuevo año, sino porque es lo que mereces, porque la oportunidad de vivir solo se nos da una vez (que sepamos) y hay que aprovecharla al 200%. Así que:

1. Anota todos los sueños, metas, deseos y expectativas que tengas y dales un valor. Identificar la importancia que cada cosa tiene para ti es importante a  la hora de decidir con qué quieres continuar y con qué no.
2. Para cada sueño, meta, deseo o expectativa, define una serie de objetivos a corto, medio y largo plazo que te permitan ir observando el recorrido que vas haciendo en el camino. Visualizar cada acercamiento, analizar qué cosas estás haciendo bien y cuáles no tanto, hacerte consciente de que poco a poco lo vas consiguiendo, es algo indispensable para que no te rindas y tires la toalla a tan solo medio camino (sin saber que estabas a medio camino, cerca de la meta...por no definir estos objetivos).
3. Date tiempo para vivir, pues tan necesarios son el esfuerzo, la perseverancia y el trabajo, como los momentos de respiro y paz, viajar para conocer rincones que nunca imaginaste, cafés improvisados, lecturas que te trasladan a otra dimensión, ratos de cine y manta y, por qué no, risas y más risas con amigos, mientras veis atardecer brindando por los instantes mágicos del día.
4. Deshazte de todo lo que te frena para alcanzar tus propósitos. Personas, hábitos y costumbres, pensamientos, objetos o lugares...mira por ti, nadie más va a trabajar por tus sueños como tú mismo.

Hoy os presento las novedades que durante los dos primeros meses del año podréis ir viendo por aquí. He de advertir que no son todas las que están, aunque están todas las que son (tenía que guardarme algunas bajo la manga, o fastidiamos el factor sorpresa).
Estas no han sido escogidas de forma precipitada, no fueron escritas en un papel y a lo loco el 1 de enero con motivo de que había que estrenar algo sí o sí. Todo lo que acontecerá este año se llevará a cabo en respuesta a muchas de vuestras peticiones y sugerencias, tras un análisis de las mismas, porque quiero que la orientación que os doy desde este espacio sea completa y total a la hora de encontrar vuestra oportunidad laboral...y no digo UN trabajo, sino EL trabajo. Ese que aparece en vuestras mentes si os pido que cerréis los ojos y visualicéis vuestro futuro perfecto.
Las nuevas secciones y consejos que irán apareciendo están pensadas para complementar lo que ya se venía haciendo, en un intento de daros la mano y agarrarnos más fuerte que nunca, permitiéndonos tener miedos e incertidumbres, pero haciendo uso de las armas y herramientas que aquí os propondré para combatirlos y resurgir fortalecidos de cada experiencia, de forma que cada caída suponga un aprendizaje. Es normal que lo nuevo asuste pero, queridos miembros de este equipo que juntos hemos creado, juntos será mucho más fácil, juntos lo conseguiremos, porque JUNTOS PSIQUE PODEMOS.

Ahora sí ¡os adelanto algunas NOVEDADES! ¡DENTRO VIDEO! :)

video

SECCIÓN "TÚ PSIQUE OPOSITAS"
Ya sabéis que el blog tiene mucho que ver con la orientación laboral, y las oposiciones son una forma más (qué digo más...son la repera y suponen mucho sacrificio y constancia) de encontrar la oportunidad que buscamos dentro del mercado laboral. Por ello y porque durante tres años fui una perseverante opositora a jornada completa, haciendo horas extra; por todas las rutinas y hábitos que adquirí y aprendí en este proceso; porque bien cerca de mi plaza me quedé dos veces consecutivas; porque sé que puedo orientaros sobre técnicas de estudio, trucos, consejos y anécdotas...el primer domingo de cada mes dedicaremos un espacio a vosotros, queridos opositores. Además, en las distintas Redes Sociales os iremos dedicando posts a diario, para amenizar vuestros días y endulzaros la mesa de estudio.
*Os adelanto que contaremos con testimonios de perseverantes que lo han conseguido ¡PARA QUE VEÁIS QUE SE PUEDE!

SECCIÓN "PSIQUETECA"
Me apasiona la lectura. Coger un libro entre las manos y empaparme de él. Analizar cada frase, oler sus páginas, autorregalarme un ejemplar porque sí cada vez que tengo la oportunidad, aprender disfrutando y tener un libro siempre en la mesilla, por si el insomnio y las musarañas aparecen impidiendo que pegue ojo...el segundo viernes de cada mes publicaré la reseña de un libro del sector de los Recursos Humanos, emprendimiento, orientación laboral, motivación y demás aprendizajes ante la vida; pero también trilogías y novelas que han transformado mi visión de las cosas, que me han cautivado y que para nada podéis (ni debéis) perderos...porque UN LIBRO SIEMPRE ES UN BUEN AMIGO y aquí el ocio también tiene un peso importante.
*Como siempre, se aceptan sugerencias, opiniones y recomendaciones ;)

MUY PRONTO, NUEVA WEB "TÚ PSIQUE PUEDES"
De esto no puedo adelantaros mucho, solo que ¡VA A SER LA BOMBA! No solo en DISEÑO, sino en los nuevos servicios y comodidades de las que dispondréis...paciencia, que falta poco.

MANTENGAMOS LAS COSTUMBRES
No me olvido de nuestras publicaciones de los jueves, que se mantendrán en la línea de lo que habéis venido viendo durante estos meses porque, al fin y al cabo, esa es la  esencia y valor principal del blog del que todos salimos fortalecidos y sintiendo que podemos con lo que se nos ponga por delante.

Por último, os aviso que este año pretendemos crecer mucho, por lo que tendremos que apretarnos un poquito más y abrir los brazos para acoger al resto de miembros que se irán incorporando al equipo. Pero también para que no se os escapen de las manos todos los SORTEOS que realizaremos con el objetivo de MEJORAR VUESTRA EMPLEABILIDAD y HACER CRECER COMO LA ESPUMA VUESTROS NIVELES DE MOTIVACIÓN, entre otras muchas cosas.

¡Hasta aquí puedo contaros! Ahora me despido porque los Reyes Magos me esperan en la fábrica de envolver paquetes (saben que me encanta esa tarea y me la reservan cada año). 
Por aquí ya se han pasado y han decidido atraer la MAGIA de estas fechas con el adelanto de todas las cositas nuevas que os tenemos preparadas...esperamos que os hayan gustado y que disfrutéis tanto como yo al preparar cada detalle.
Ya solo queda desearos que disfrutéis de uno de los días más especiales y emocionantes del año. No olvidéis decir a sus majestades los Reyes lo mucho que los queréis...y es que, hoy, el regalo son las manos que lo entregan.

¡Nos vemos en las Redes Sociales, equipo!