22 de junio de 2017

Tipos de relaciones amorosas ¿y laborales?

¡Al fin verano! y con este calor, las escapadas playeras y la ropa fresquita parece que el enamoramiento surge más rápido ¿o quizás se den más rupturas?
No sabría decir con exactitud hacia qué lado se inclina la balanza pero, desde luego, sí que me aventuraría a confirmar que cuando una relación da comienzo nunca creemos que vayamos a escribirle un final...

¿Sucede lo mismo cuando comenzamos a trabajar en otro lugar?
Todo es nuevo, incluidas tus ilusiones que, debido a un buen giro del destino, se han visto renovadas. Además del equipo de compañeros, tus funciones y el agradecido público al que atiendes, descubres que has nacido para hacer justo lo que hoy en día desempeñas.
Sin embargo, en el trabajo (como en el amor) hay más puntos en común de los que piensas. Unas relaciones cuajan, otras no...surgiendo entonces los "no eres tú, soy yo".

Vayamos al asunto que nos ocupa. 
No sé si eres de las personas que sostiene que el amor no conoce de etiquetas. De todos modos, seas de esa u otra opinión, existen teorías como la del psicólogo estadounidense Sternberg, la cual defiende que pueden darse hasta 7 tipos de relaciones de pareja combinando las tres características principales (según el autor, todo sea dicho) que dirigen una relación.
Este trío de componentes afectivos serían:


Una vez que conoció estos componentes, Sternberg buscó todas las combinaciones posibles entre ellos y encontró, como os dije con anterioridad, que las parejas pueden ser de siete tipos. Mejor os pongo un "dibujito" que nos ayudará a entendernos mejor:
¿Dónde nos llevará todo esto hoy? seguidme, que aprenderéis mogollón y seguro que os vienen a la mente bastantes relaciones "ejemplares". El siguiente paso de nuestro post de la semana consiste en explicaros (con un lenguaje bastante común, así no nos andamos con rodeos) cómo funciona cada uno de estos 7 tipos de parejas y qué características guardan en común con según qué trabajo desempeñes...¿PREPARADOS?

RELACIÓN DE CARIÑO= AMISTOSA
Mucho "jiji" por aquí y "jaja" por allá. Cosquillas, piquitos, pelis de acción con gafas 3D mientras os zampáis un cubo de palomitas en el sofá, podéis contaros cualquier cosa con plena confianza...¿tal como unos mejores amigos?
Quizás sí y, aunque con derecho a roce, vuestro pilar más fuerte se basa en la intimidad y el cariño, más que en otros aspectos.
Laboralmente podría traducirse en ese trabajito que tienes mientras estudias o llega algo mejor. Te da igual que sean poquitas horas, mientras que te vaya dando para tus caprichos y haya buen rollito entre compañeros. Te lo pasas pipa y tus funciones te agradan pero...como en el fondo sabes que no va a durar de por vida...ni pones demasiado entusiasmo y pasión en lo  que haces (no te vayas a quebrar para cuando venga la oportunidad que en realidad ambicionas), ni te comprometes con sus valores y principios tal como les gustaría.

ENCAPRICHAMIENTO= RELACIÓN SUPERFICIAL
¿Hace falta que lo explique? Venga sí, que estáis deseando...esto es como cuando nos tocaba estudiar el tema de la reproducción estando en primaria  o secundaria. A los chicos les venía (por lo general) la risa tonta y adoptaban una postura chulesca, mientras que las chicas (también por lo general, según los recuerdos almacenados en mi memoria) parecíamos tomates. Vale, lo admito, a mí también me venía la risa tonta...Lo que sí era un aspecto común a todos era el sobresaliente que sacábamos en la materia (¿veis que todos somos requetelistos si el tema que nos ocupa capta toda nuestra atención y energía?).
A lo que iba...esta pareja es aquella en la que sus componentes no tienen grandes compromisos, ni tampoco una relación de confianza pero que, sin embargo, se pasarían las 24 horas del día dándole al tema (cuidado, podemos confundirlos con un par de mandriles en celo).
Oye...esto está genial y puede suponer el inicio de una relación más duradera y estable. Sin embargo, suelen tomar la forma de aventura extramatrimonial con fecha de caducidad.
Laboralmente se me viene a la mente aquel trabajador que pone mucha pasión (a simple vista) en todo lo que hace, pero a quien no llegas a verle el fondo (vaya, que no es trigo limpio). No suele relacionarse con sus compañeros, ni cuenta nada de su vida privada...es más, se ocupa de empaparse de todo y acaba vendiendo tus estrategias empresariales al primero que pasa.

AMOR VACÍO= ESTAR POR ESTAR
Seré breve, pero concisa. Esto es lo mismo que cuando estás hablando con X (ytodos conocemos a alguien en una relación de este tipo) y le dices eso de "por pena no se está con nadie".
Ahí no hay ni cama, ni amistad, ni risas, ni cosquillitas en el sofá...puede que ya no os gusten ni  las mismas pelis. Vuestros caminos han tomado direcciones distintas y lo único que os mantiene unidos son la hipoteca, el perro, los niños o el ¿quién coño se pone a dar explicaciones a la familia, con la de años que llevamos viéndonos las caras?
Laboralmente se traduce en la empleada que lleva trabajando 25 años para la misma empresa y ya no siente que sus principios sean comunes. Nada es lo que era, hay tensiones y desmotivación, el equipo no sabe comunicarse y todos se limitan a hacer su trabajo y marcharse en cuanto pueden con el fin de desconectar aunque sea por unas horas. La lealtad es uno de tus valores más arraigados ¡qué duda cabe! pero...¿es eso vivir?

AMOR ROMÁNTICO= AFECTO Y SEXO
Consiste en quererse mucho, poniéndole pasión...además, de vez en cuando cae alguna peli protagonizada por Jennifer Aniston y, con los "te amo" de por medio el sexo más salvaje puede parecer un videoclip de Chayanne...
Me vienen a la mente las parejas hiper-ultra-mega-enamoradas que manifiestan sus "querencias" por facebook pero que, ante el mínimo problema, rompen ¿será que les fallaba el compromiso?
En el trabajo se da cuando estás agusto, al tiempo que pones todo tu empeño en que vaya bien...pero en el fondo sabes que a la primera de cambio vas a largarte porque no tienes ganas de afrontar problemas en un sitio donde no quieres permanecer de por vida, ya que ambicionas algo más afín a tus expectativas.

AMOR SOCIAL=  TE QUIERO COMO AMIGO
No hay dudas de que quieres mucho a esa persona. Os lleváis bien y vuestros ratos de risas y charla siguen siendo frecuentes. La presión del entorno, el no querer permanecer en soledad, es lo que hace que os mantengáis unidos.
La pasión se rompió, de tanto usarla...
En el trabajo sientes un gran cariño hacia tus compañeros y sabes que si sigues ahí es porque necesitas un trabajo...sin embargo piensas ¿estaría más motivada en otro lugar?

AMOR FATUO= RELACIÓN DESENFRENADA
En esta ocasión, la conexión física es tan grande que les impide distanciarse. Sin embargo ¿qué otras aficiones, pensamientos e ideas les unen?
Vayámonos a tu puesto de trabajo. Las oficinas son geniales, se está muy fresquito, el olor a café estimula tus sentidos todas las mañanas y la decoración es más que preciosa...pero todo es frío, no hay ni un solo atisbo de afecto que te una a este lugar.

AMOR CONSUMADO= RELACIÓN COMPLETA
Os entendéis en el dormitorio, la cocina y el coche. De hecho, podéis tener una conversación tranquila en la ducha o la cama...y poneros mucha pasión en cualquier esquina de la casa.
Os mola viajar juntos y no tenéis secretos (bueno, alguno pequeñito sí). 
Estáis de acuerdo en multitud de aspectos, y os complementáis en los que no.
Podéis hablar durante horas con el fin de ayudaros o aconsejaros sobre algo que os preocupe...y terminar con un "qué bonita tu boca"...aunque no venga al caso ¡qué más dará!
Sabéis que, aunque no habéis firmado un contrato de por vida y algunas cosas pueden cambiar de la noche a la mañana, es difícil que vuestro compromiso se agote...pues está en vuestro modo de ver las cosas el hecho de mantener la paciencia en los momentos de tempestad, para que la calma y los minutos de magia regresen con ganas de quedarse otra larga temporada.
Imagino que no hace falta describir el equivalente laboral...pues prácticamente se resume en las mismas palabras.

Y tú ¿con cuál te identificas?
Por mi parte, afortunadamente, coincido en el plano afectivo y profesional...aunque sí es cierto que para llegar donde estoy he tenido que buscar y ponerle mucha pasión, afecto y confianza a la vida :)
Como yo, Tú psique puedes consumar tu amor...sólo tienes que crear tu propia suerte.
¡Buenas noches equipo!

8 de junio de 2017

¿Sueñas con imposibles? Las preguntas que debes hacerte para orientar tu vocación (Especial Selectividad)

¿Tú también sueñas cosas imposibles?
Unicornios, regreso al pasado, burros que vuelan, hacer "chas" y plantarte en tu ciudad favorita, que llueva café en el  campo, el premio gordo de la lotería, el fin inmediato de las guerras, la corrupción y la violencia. La erradicación de estereotipos, injusticia y desigualdad. Poder dedicarte a lo que te apasiona sin que te cueste el mínimo esfuerzo "meter cabeza".
Vale, son aspectos muy diferentes, y quizás unos sean más improbables que imposibles.
Sacar la nota que necesitas en selectividad para estudiar lo que te más te gusta, montar tu propio negocio (y hacer que funcione), trabajar "de lo tuyo", obtener plaza...

Puede que antes de comenzar a leer los propósitos de las dos últimas lineas te resultaran imposibles o, al menos, altamente improbables. Ahora bien, si los comparamos con la posibilidad de cruzarnos (mágicamente) con un unicornio o que nos toque la lotería (especialmente cuando nos quejamos de que no tenemos suerte y ni siquiera jugamos) ya no nos parecen objetivos tan alejados de la realidad ¿verdad?
Pienso que en la vida todo depende del cristal a través del cual mires las cosas. Por tanto, todo te parecerá imposible hasta que te pongas a ello y compruebes que puedes conseguirlo.

Estos días han tenido lugar los exámenes de selectividad en algunas comunidades (en otras, como Andalucía y Cataluña, todavía les queda esperar una semana). Debido a ello, ha llegado a mi recuerdo la inseguridad que esos días reinaba mi mundo, justo cuando me tocó hacerla a mí (¡y mira que ha llovido!). 
Entonces, estaba plenamente satisfecha por el esfuerzo demostrado durante todo el curso, así como ilusionada por lo que supondría un nuevo comienzo...sin embargo, la incertidumbre de no saber qué obstáculos me encontraría en el camino de obtener la nota que necesitaba para cursar la Licenciatura de Psicología me atormentaban.

Finalmente, todo fue bien y alcancé mi meta, vista como imposible en un primer momento de miedos y ansiedad, improbable a medida que fui ampliando mis conocimientos, y totalmente merecida y alcanzable cuando cumplí con mi plan de estudios y enfrenté los exámenes. 
También fue por entonces cuando descubrí que no todos los jóvenes que se encontraban en las mismas que yo tenían tan claro lo que querían hacer con su futuro. Quizás fue porque nadie les mencionó nunca lo que hoy vengo a deciros. O tal vez porque les hablaron más de "salidas laborales" que de pasión, realización y desarrollo personal.

¿Conocéis a alguien que no ha encontrado su verdadera vocación y dentro de unos días sienta que tiene que jugarse su futuro al decantarse por alguna opción?
¿Eres padre o madre y no sabes cómo aconsejar a tu hijo en este sentido?
¿Tienes 18 años, estás a punto de examinarte y este post ha caído en tus manos, ya sea de forma casual o buscada?
Sea cual sea tu posición, te diré algo:

Así, tal y como te lo digo. Hoy no vengo a hablarte de lo que ganarás (desde el punto de vista de la economía), como tampoco del éxito que alcanzarás, los debates que presidirás o las eminencias que encontrarás en el camino, te saludarán en las redes sociales y te darán prestigio frente al resto. 
Hoy no vengo a aconsejarte que escojas esta o aquella carrera solo porque, una vez "te coloques" ofrezca la posibilidad de que disfrutes de mayores periodos vacacionales o de más probabilidad de conciliar trabajo y vida personal.
No voy a decirte que esto o aquello es más bonito o gratificante que lo otro...solo porque a mí me lo parezca (pues lo que a mi modo de ver es maravilloso, a ti puede parecerte un auténtico coñazo). No quiero, tampoco, aconsejarte que te decidas por una u otra opción solo porque encierre la posibilidad de que en un futuro puedas opositar.
No quiero condicionar tu opinión. Es tu futuro el que está en juego, y ya eres mayor para tomar tus propias decisiones...ahora, únicamente pretendo que respondas a las preguntas que, en unos años, cuando mis hijos lleguen con la duda de no saber qué hacer, les plantearé con el fin de que resuelvan su destino (al menos la parte del mismo que recae sobre sus manos):

Ahora que ya has respondido estas cuestiones (o a la gran mayoría), que ya sabes quién eres, qué sabes hacer y qué nivel de felicidad pretendes alcanzar (no hay límites...aquí si pretendo condicionarte o pedirte que aspires lo más alto posible) trata de convertir tu pasión en tu proyecto de vida.
No pienses tanto en las "salidas"...si algo se te da bien buscarás la manera de desarrollar tu talento con creatividad y hacer que te paguen por ello.
No pienses tanto en cuánto ganarás o en el éxito profesional...te aseguro que una vez te realizas y creces en lo personal, cuando todos empiecen a ser testigos de la iniciativa y el entusiasmo con el que haces las cosas, el resto de beneficios llegarán.
No estudies medicina (por poner un ejemplo) solo por que tu padre, tu abuelo y tu tatarabuelo lo hicieron. Si realmente quieres ser otra cosa, comunica tus inquietudes a tus seres queridos y no pongas límites a tu progreso...te aseguro que van a acabar entendiendo que lo que uno ama ser en la vida pesa más que el mantenimiento de ciertas tradiciones.

Cree en ti mismo con tanta fuerza que el mundo no pueda evitar creer en ti también...
Hasta aquí el post de la semana, equipo. Nos leemos mañana en las redes y, por supuesto, os espero el próximo jueves con una nueva publicación en el blog.
Mucha fuerza para Selectividad ¡TÚ PSIQUE PUEDES!

4 de junio de 2017

Cómo deberías estudiar según el tipo de estudiante que eres

¿Cómo están mis valientes opositores?
Al fin es domingo y muchos de vosotros aprovecháis este día para tomaros un descanso, comer vuestro dulce y riquísimo capricho de la semana, sacar partido a la suscripción de Netflix, hacer deporte al aire libre y, por supuesto, planificar vuestra próxima semana de estudios (no nos engañemos, por mucho que se quiera desconectar 100%, opositor se es hasta en domingo).

Te propongo algo ¿qué tal si haces tu próximo planning teniendo en cuenta los tips que hoy te doy, según el tipo de estudiante que seas?
Ya es bien conocido que "cada maestrillo tiene su librillo". Conocerse es sumamente importante para todo, especialmente cuando de estudiar una oposición se trata, pues en este duro camino que habéis escogido ya sabemos que solo ganan los más aventajados...dicho esto, te explico cuáles son los 4 tipos principales de estudiantes, así como algunos consejos sobre cómo deberías estudiar según el perfil que más te represente. De esta forma, podrás sacar el máximo partido a las herramientas de estudio para estar a la cabeza de esta carrera de fondo llamada "Opositón" (resultado de mezclar "oposición+maratón"...ya sabéis que adoro hacer juegos de palabra ¿no?)

Ahora, mira esta infografía y dime ¿qué tipo de estudiante eres? te  diré cómo se te dará mejor el estudio.
Por mi parte, no cabe la menor duda de que encajo casi al completo con el perfil visual. Siempre, para responder a las preguntas que se me hacían en los exámenes, trataba de concentrarme a tope y visualizar de qué color tenía subrayado el tema acerca del que me estaban preguntando y qué imágenes aparecían en las páginas (aún recuerdo la fotografía de una vaca blanca pastando, en la página 67 de mi libro de conocimiento del medio, cuando estudiaba 4º de primaria, y podría comentar con bastante acierto qué ponía en el texto y cuantos párrafos lo componían...no es coña, siempre me hizo gracia lo de la vaca blanca y me sorprende a mí misma). Además, al conducir, voy "tomando fotografías mentales" de todo lo que voy encontrando a mi paso para no despistarme en caso de que tenga que volver otro día.
Y tú ¿ya sabes cuál es tu estilo de aprendizaje?

Hasta aquí hemos llegado, equipo. Por mi parte, me dispongo a disfrutar de la tarde de domingo haciendo manualidades DIY para personalizar mi nuevo hogar y que, por supuesto, os iré enseñando en próximas publicaciones ;)
Si no queréis perderos nada, no dejéis de seguir el perfil TÚ PSIQUE PUEDES en redes sociales (enlace directo en la columna derecha  de esta página -versión web-).
Ahora sí...feliz tarde ¡Sed felices!

1 de junio de 2017

"Yo invito, tú pagas" Razones por las que tienes que poner precio a tu trabajo

¡Buenos días, equipo!
¿Qué tal si hoy damos un agradable paseo juntos? Esta mañana abrí los ojos de buen humor, con el chip cambiado y, acto seguido, pensé en lo bien que me caéis todos…por ello he decidido que hagamos un recorrido por los lugares donde más nos apetezca (invito yo, por supuesto).
Sigue leyendo, si quieres ver dónde acabaremos al final del día.

Parada número 1: 
Antes de recogerte en casa, o en algún otro lugar de tu preferencia, he decidido que me pasaré por el concesionario que me pille más cerca. Una vez allí, sin apenas mediar palabra, les dejaré mi coche y lo reemplazaré por cualquier otro que sea nuevo (eso sí, debe tener los asientos de cuero y un maletero bastante amplio). De camino a nuestro punto de encuentro pararé en alguna estación de servicio, llenaré el depósito de mi nueva adquisición comentando al personal un amable “es que lo necesito”, y me iré sin hacer el mínimo gesto de sacar la cartera o preguntar cuál ha sido la cuenta. Vale, vale…no te impacientes, que ya llego.

Parada número 2:
Te invito a desayunar. Pero no un desayuno cualquiera ¡qué va! Hoy tomamos tostadas francesas, café recién hecho, zumo de naranja y cogeremos algunos bollitos aromatizados con vainilla y coco por si acaso nos entra hambre a media mañana. Por cierto, no faltarán la fruta fresca, flores sobre la mesa, ni las vistas al mar.
Avisa cuando termines de saborearlo todo…yo, mientras tanto, iré a explicar a la propietaria del precioso establecimiento que “tenía hambre y no me quedaba otra que pedir lo mejor de la carta”. Por supuesto que no pagaré…alimentarse es una necesidad primaria.

Parada número 3:
Camino a nuestro próximo destino me comentas que está teniendo problemas de pareja y que no sabes en qué acabará lo vuestro. No te preocupes, todo tiene arreglo ¿vamos a un Psicólogo especialista en el tema, o acudimos directamente a un abogado que tramite la separación de divorcio? No te preocupes por el precio, no van a cobrarnos nada…lo estás pasando mal y las necesidades no se pagan.
¡Ah! ¿también requieres servicios de orientación laboral? No te preocupes…me dedico a ello, de hecho te ayudaría encantada, pero hoy estoy de vacaciones. Sin embargo, envía tu CV a la dirección de email que te voy a dar. Como necesitas encontrar trabajo para poder pagar facturas tras la ruptura, estoy segura de que esta orientadora tan encantadora te ayudará sin poner precio a su actividad, revisándote el curriculum gratuitamente y definiendo tu plan de acción en la búsqueda de empleo…sobra decir que alguna sesión preparatoria para superar entrevistas de trabajo con seguridad también caerá.
¡Dale! No dudes más en enviar el documento…no puede oponerse.

Parada número 4:
¿Has visto qué fácil ha sido? En el mundo hay más personas buenas que malas ¡lo que pasa es que las segundas hacen más ruido!
¡Un momento! Aún no estás relajado…¿qué te parece si nos vamos de shopping y luego nos damos un masaje mientras tomamos un té con pastas? Ya sabes cuál es el procedimiento…tú no tienes que preocuparte por nada, yo invito. Está totalmente justificado, “necesitamos renovar fondo de armario y liberar tensiones”.

Parada número 5:
Te llevaré a casa en un par de horas, pero antes disfrutaremos de la joya de la corona…nos colaremos en el concierto de ese grupo nuevo al que vi actuando por casualidad hace un par de meses y que promete bastante. De paso nos haremos con un autógrafo (por si las moscas). Un bailoteo (mojito en mano) a cualquiera le hace bien con estas calores…”¡LO NECESITAMOS!”

¡Menudo jueves el nuestro! Hemos hecho de todo y no hemos pagado un duro. Las necesidades no se pagan...
¡¿PERO ESTAMOS LOCOS?!

Imagina que un día cualquiera entra por las puertas de tu negocio, tu vida o tu casa un personaje de esta talla. Imagina que llega con este tipo de pensamientos, queriendo arrasar con todo a su paso…el problema es que no hace falta imaginar demasiado ¿verdad?
A menudo nos encontramos con situaciones de este tipo...vale, quizás no tan exageradas ¿o sí? De lo que estoy segura es de que jamás se me ocurriría solicitar un servicio o adquirir un producto sin pedir información de costos o incluso disponibilidad, esperando que sea de forma gratuita porque es una necesidad para mí.

Debido a que he recibido a varios “clientes” de este tipo a lo largo de mi vida, y puesto que no me gustaría que vosotros lo paséis mal cuando tengáis que enfrentar este tipo de situaciones, anotad en vuestra libreta de “ASPECTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE VALORAR LO QUE HACEMOS” este breve listado de tips que, lejos de espantar a quienes no hacen bien a vuestros proyectos, al menos facilitarán el hecho de que os anticipéis a este tipo de situaciones.
Hasta aquí el post semanal, equipo. Recordad que mañana tenemos recomendación PSIQUETECA en nuestros distintos perfiles de redes sociales. Además, el domingo estrenamos nueva entrada para nuestros valientes opositores en TÚ PSIQUE OPOSITAS...¡Esta semana estamos a tope! No os perdáis nada ;)
Y recordad respetar el trabajo ajeno (y el propio).
¡Buenas noches!

25 de mayo de 2017

La vida puede desplomarse en un instante (con mención especial a víctimas del Manchester Arena)


...y por ello voy a hablar. Porque me da asco, pena, ira, frustración, impotencia, miedo, incertidumbre, llámalo como quieras. Al fin y al cabo una palabra lo define y engloba todo: TERRORISMO.
No sé muy bien cómo voy a vomitar la rabia que llevo en mi interior de forma más o menos ordenada. Haciendo un cálculo rápido puede que haya escrito y borrado el segundo párrafo de esta publicación unas diez o doce veces...ideología, política, religión, difusión en medios de comunicación, la valentía y serenidad que nos piden "desde arriba"...en principio mi cabeza me pedía enfocar esta publicación de manera puramente informativa ¡PERO NO! mi corazón y la rapidez de mis dedos enfadados sobre el teclado no me permiten escribir con objetividad hoy. Si quieres conocer las causas y efectos del terrorismo puedes pinchar aquí y leer artículos como el de Manuel Pimentel, pero que para nada son lo que me sale de dentro esta mañana.

Este post se hará público en solo un par de días, el jueves 25, al anochecer. 
Pero hoy es martes 23 de mayo, son las 8 de la mañana y estoy llorando. Hace unos minutos estaba tomando mi primer café del día, aunque hoy lo que ha terminado de espabilarme no ha sido el contenido de mi taza, sino poner la televisión y escuchar los gritos de quienes se encontraban la noche de ayer en el concierto de Ariana Grande cuando explotó la bomba que ha desplomado miles de vidas en un instante.

No lloro porque conociera a ninguna de las víctimas, ni porque de algún u otro modo me sintiera unida a ellos (ni siquiera compartíamos gusto musical)...¡lo hago porque la persona fallecida más joven tenía 8 años! porque parecía un ángel precioso y, de hecho, ya lo será. Porque han muerto adolescentes que acababan de empezar a ver cumplidos sus sueños. Matrimonios con hijos, gente de mi edad con mucha vida por delante...lloro porque con ellos se ha ido un trocito de todos sus seres queridos. Lloro porque 22 familias estarán gritando desconsoladamente al ver tanta vida sin vida, de forma repentina y caprichosa. Lloro porque otras 60 familias no sabrán ya qué hacer, ni a qué Santo rezarle para que su hijo, padre, amigo o primo herido de gravedad no pase al lado negro de la lista por otra complicación del destino.
Lloro porque me acojono cuando pienso que mañana puedo estar esperando el metro, bailando en un concierto, tomando café en el centro de mi ciudad, asistiendo a una clase en la Universidad...y ver desplomados mis 30 años. Lloro aún más cuando pienso que puede que no me toque a mí (sí, me toque, yo veo esto como una lotería de mal gusto), sino a alguno de mis primos, mi madre, mis tías, mi chico o alguna de mis amistades. Lloro porque la mente es poderosa y, en ocasiones, llego a pensar ¿merecerá la pena plantearse lo de tener hijos en un mundo que, en este y otros sentidos, se va la mierda? ¡Menudos hijos de p***, que hasta hacen que me plantee (aunque solo sea por un instante) cómo he de variar mi destino en función de sus movimientos!

(Que conste que no pretendo ofender a nadie con mi pregunta, como tampoco pido que todo el mundo entienda lo que siento y se ponga en mi lugar).
Hoy escribe mi yo sin filtros, mi rabia y mi dolor. Hoy no pretendo seguir un orden aparente, ni medir lo que digo. Hoy necesito gritar todo lo que tecleo, porque por un momento he pensado que mi cabeza explotaría. Y sí, algún día quiero ser madre. Como también quiero seguir viajando muy lejos, tomando café en la calle, cogiendo el metro y bailando en conciertos...quiero ver museos, grandes obras de arquitectura y disfrutar de puestas de sol en la playa mientras una multitud a mi alrededor cuenta hacia atrás a medida que el astro Rey se esconde en el mar y, para finalizar, todos aplauden con el último rayo. Quiero eso y mucho más, pero mi pregunta es ¿me dejarán o veré mi vida desplomarse en un instante?

Sigamos viviendo, sigamos girando con el mundo, sigamos disfrutando de las pequeñas cosas, de las personas que tenemos cerca, sigamos...mientras sigamos vivos.

Buenas noches, equipo.

18 de mayo de 2017

De cómo poner a prueba los límites que tú mismo te has marcado

¡Hola de nuevo, equipo!
¿Qué tal vuestra semana? La mía fenomenal, entre otras cosas porque ha llegado repleta de nuevas ilusiones y proyectos; aunque no puedo deciros que todo esté siendo positivo...y es que detesto mi irrefrenable necesidad de dormir a todas horas ¿os afecta la primavera igual que a mí?
Menos mal que el café nunca me falla y me permite seguir con mi ritmo habitual de vida. Bueno,el café, la planificación de mis días, los  ratos que dedico a mi descanso y a conectar con mis personas favoritas, mi motivación por trabajar...

Hablando de motivación, acabo de recordar que esta misma noche soñé que me lanzaba desde lo más alto de un avión en paracaídas. Bueno, matizo que no era yo quien se lanzaba, sino que más bien unas manos algo inquietas me empujaban desde atrás sin darme opción a pensármelo dos veces.
De repente desperté sudando la gota gorda, sintiendo el latir de mi corazón a la altura de la garganta, cruzando los dedos porque solo fuera un sueño, y pensando "ni de coña me subo yo ahí para después tirarme".

Admito públicamente que padezco acrofobia (miedo irracional a las alturas) desde que tengo uso de razón y, si bien suelo confiar en mí misma y la superación de mis miedos en una amplia variedad de ocasiones, en el caso de los lugares altos (y aquellos donde haya una cucaracha, aunque sea de las pequeñitas) mi motivación y autoconfianza descienden a toda velocidad.
Os preguntaréis a qué viene todo esto y en qué forma se relaciona con la búsqueda de empleo. Os prometo que todo guarda relación en la vida, solo hay que abrir muy bien los ojos para analizar y ver las cosas (no vale solo con mirarlas).

Esta mañana, al recordar la pesadilla mientras desayunaba, me vino a la mente el experimento social llevado a cabo por los cineastas suecos Maximilien Van Aertryck y Axel Danielson, llamado "TEN METER TOWER" y del que suelo tirar en mis formaciones, cuando llegamos a la parte en la que toca hablar de motivación intrínseca, miedos, presión e incluso trabajo en equipo.
Pues bien, en el vídeo del mismo (que podéis ver pulsando aquí) se pueden observar las diferentes reacciones de las personas que decidieron participar en el experimento llevado a cabo. Los sujetos subían a una plataforma de 10 metros con la única orden de que debían tirarse desde allí arriba (evidentemente, bajo ellos había una piscina olímpica) y a cambio recibirían 30 euros.

¿¿¿¡¡¡30 EUROS!!!??? SE VA A TIRAR "RITA LA CANTAORA"

Estoy de acuerdo en que por esa cantidad de dinero muchos ni subiríamos, pero...¿os atreveríais a dar el salto si os digo que el dinero no es nada comparado con la experiencia? ¿que lo que se pone a prueba es vuestra valentía y motivaciones internas, el orgullo de salir airosos de una situación comprometedora mientras nos sentimos observados?
En hilo con esto último, el resultado de la observación es sorprendente. En el documental podemos ver a personas luchando contra sí mismas, contra sus temores...unos se lanzan, otros no, pero lo realmente curioso es admirar la voluntad de muchos de los participantes y su capacidad para convencerse a sí mismos de que pueden hacer algo, de que pueden vencer sus miedos e inseguridades, de que pueden y deben saltar hacia una experiencia que (seguramente) les aportará una gran satisfacción. 
Ahora nos plantearemos otros casos. Imagina que estás frente a un examen en el que te juegas todo, solicitando el empleo de tus sueños a la persona más seria con la que jamás te has cruzado o ante un importante proyecto laboral que puede marcar tu ascenso o el temido despido. Imagina que tienes que cantar o hablar delante de un público exigente, hacer una arriesgada pero irrepetible fotografía para un concurso o asistir a ese primer evento en pareja donde, dicho sea de paso, no te faltará por conocer ni a la vecina del tercero. Imagina lo que quieras, aquello con lo que te sientas más identificado, no tiene porque haber sido nombrado...solo imagina.

¿Te lanzarías al vacío, dejando atrás tus miedos e inquietudes, solo por el hecho de que sabes que la recompensa puede ser enorme?
La plaza de funcionario, el empleo en esa importante compañía en la que sueñas con trabajar desde niño, el reconocimiento de tu labor acompañado del ansiado ascenso. Un público entregado y sonriente, la imagen que permanecerá para siempre en tu retina, nuevas y buenas amistades...saltar desde 10 metros y sentir que has conseguido superarte a ti mismo sin necesidad de pisar al de al lado. Admitir que tus límites eran mentales, que nadie dijo que sería tarea fácil, pero sí que merecería la pena.

¡Hagamos algo!
¿Qué tal si este mismo fin de semana te pones a prueba?
No dejes pasar el tiempo, pues al final lo único que pasan son tus años. Levántate del sofá, huye de la comodidad y el confort de quien no se atreve a dar el primer paso. Toca la puerta de quien tiene la llave que puede poner rumbo directo hacia tu futuro, confía en ti y haz las cosas con pasión...pues solo quienes se atreven conquistarán la cima.

Y luego ¿me contarás en comentarios si te has atrevido a vencer las limitaciones que tú mismo te has marcado? Confío en que así lo harás, confío en que TÚ PSIQUE PUEDES, confío incluso en mí y en que dentro de poco saltaré al vacío para demostrarme que soy capaz...vale, también trataré no salir corriendo la próxima vez que me cruce con una cucaracha.

¡Feliz y atrevido finde, equipo!

11 de mayo de 2017

"NO eres la persona que buscamos" ¿Y ahora qué?

De repente, así como quien no quiere la cosa, alguien te dice "NO" (siempre contando con que tengas un poco de suerte y no te aparquen a la sombra de una espera que nunca llegará a su fin, simplemente porque hay quienes no toman un minuto en llamar para darte, ni tan siquiera, ese temido "NO").
NO sigues en el proceso, NO eres la persona que estamos buscando, NO encajas con los valores de la organización, NO cuentas con la suficiente experiencia, NO, NO, NO, NO, NO e infinitas veces NO. 
N-O...dos letras que, juntas, encierran un significado martilleante, agobiante, frustrante, desesperante.
NO te lo compro.
NO eres tú, soy yo.
NO te quiero.
NO sirves para nada.
NO me gusta tu forma de pensar.
NO apuntes con el dedo.
NO toques mis cosas.
NO has aprobado.
NO es el momento...
¡¿Y CUÁNDO LO ES?!

¿Qué tal si hoy tratamos de darle la vuelta al horrible NO y lo convertimos en una oportunidad?
¡Suena bien! aunque no será fácil (¿en algún momento me pronuncié a favor de que así sería?). Tendrás que aceptarte, quererte mucho, creer en ti sobre todas las cosas, hacerte a la idea de que no siempre todo depende de ti. Hay veces en que, por muy bien que hagamos algo, nos dan un NO por respuesta y nunca daremos con el "por qué", las cosas no siempre tienen explicación. Sin embargo, quedaremos nosotros, nuestra capacidad de salir airosos de los giros que el destino, caprichoso, a veces decide poner a nuestro paso.

Un día más te levantas, desayunas y (repentinamente) recibes la llamada que podría ser, casi con toda probabilidad, la puerta que te lleve al futuro que llevas años labrando, cuidando cada detalle...
-¿Podría acudir mañana a nuestras oficinas para conocernos en persona? 
-Por supuesto, allí estaré (y, de pedírmelo, me encajo donde estén en los cinco minutos que tardo en subir al coche).
Al día siguiente (un buen día, de hecho) vistes tu mejor sonrisa, planchas con esmero la ropa que llevas pensando gran parte de la noche (el insomnio da para mucho y, a veces, los sueños se recrean mejor con los ojos abiertos) y sales de casa con la firme convicción de que nada puede fallar. Brillas con luz propia y haces la mejor entrevista del mundo mundial, pero...¡¡¡ERROR!!! chocas de frente, sin miramientos ni avisos previos, con el "NO" que cierra de golpe y porrazo la puerta de acceso a tu futuro.

Es en ese justo momento en que sales por la puerta del maldito despacho cuando caes en la cuenta de que, de colocarte un dron sobre la cabeza, la musiquilla de fondo ideal para protagonizar un videoclip de lo más realista sería esa que dice lo de"¿Y ahora quién, si no soy yo? me miro y lloro en el espejo, y me siento estúpido, ilógico..."
Vale, bromas aparte, pero no me dirás que NO ;)
Está bien, lejos de que seas la persona ideal para un rodaje melodramático, es justo en este momento cuando depende de ti sobreponerte a la situación y salir airoso de ella, o abandonarte a la espera del siguiente NO.
¿Quieres saber cómo sobreponerte a una negativa? Entonces, no puedes perderte estos breves consejos:

1. NO LO TOMES COMO ALGO PERSONAL.
Aunque es importante tener en cuenta qué factores han contribuido a tal rechazo, e igualmente importante es que los analices con el propósito de no volver a tropezar en la misma piedra (puedes ver cómo hacerlo en el anterior post del blog) plantéate que, tal vez, tu perfil no coincidía con el que buscaban, no reunías la experiencia que precisaban, o te faltaban una o dos competencias de las consideradas como imprescindibles para tal puesto.
Es como cuando tienes en mente a tu "pareja ideal". Mientras llega puedes embarcarte en otra relación, e incluso puede que creas (llegados a un punto) que tus preferencias cambiaron con su aparición. Pero, de golpe y porrazo, te das cuenta de que hay cosas que no admites, no encajan con tus valores más  arraigados, o en vuestra relación faltan aspectos que consideras relevantes...es entonces, cuando llega "la persona idónea para el puesto", el momento en que te das cuenta de que lo anterior fue una especie de "entrevista" en la que el "candidato" no encajó con lo que tú buscabas para el futuro de tu "organización". Las parejas están para conocerse, las entrevistas de trabajo también...piénsalo.

2. TAMPOCO SE TRATA DE ATRIBUIR TODA LA  CULPA  A LOS DEMÁS.
Si lo piensas, puede que tus competencias tampoco encajaran 100% con las expectativas de la persona que optó al puesto con anterioridad. ¿Tal vez falló la comunicación? ¡Qué más dará! O tal vez sí que deba importarte, pues, si no trabajas esta aptitud, tendrás altas probabilidades de que tu actual candidato se marche...y eso es justo lo que no quieres.
Tras un NO LABORAL, ambas partes han tomado peso en la decisión. Por ello, aunque no encajes con los valores de la organización para la que has realizado la entrevista, piensa en que posiblemente sí que reúnas las competencias exigidas, pero no hayas tenido la suficiente soltura para demostrarlo. Por ello me repito en la importancia que tiene el hecho de que analices tu conducta durante el encuentro y veas qué aspectos podrías mejorar para desenvolverte con éxito en futuras oportunidades.
Mantén un enfoque positivo, centrado en las soluciones, y no critiques a los empleadores que te han rechazado en las redes sociales ya que este tipo de conductas podría poner en juego tu próxima oportunidad de empleo.

3. BUSCA RETROALIMENTACIÓN.
Piensa en que te han descartado para un puesto concreto, pero igualmente ten en cuenta la posibilidad de que cuenten contigo para otras vacantes en las que sí encajes.
Mi consejo aquí no se trata de sugerirte que satures al empleador con mensajes o llamadas, sino que escribas un correo electrónico con preguntas que puedan ayudarte a mejorar de cara a futuras entrevistas. 
De estar bien estructurado, probablemente recibas una respuesta constructiva que te permita cumplir con tu objetivo. Será justo en ese momento cuando te aconsejo que respondas agradeciendo su tiempo al responderte, la ayuda prestada, así como "dejando caer" que estarás encantado de volver a reunirte con ellos en caso de que les llegue una vacante donde crean que encajes de forma positiva.

4. CENTRA TU ENERGÍA EN CONTINUAR.
Tómate unos días para  despejarte, darte unos mimos, planificar tus siguientes pasos en la búsqueda de empleo, corregir todo lo analizado en los pasos anteriores y continuar con más fuerza y sabiduría hacia tu meta.

No desfallezcas, pues cada NO supone una experiencia de aprendizaje. El SÍ solo llegará si resistes la caída y te levantas creyendo en que TÚ PSIQUE PUEDES.
Nos leemos el lunes, equipo. Esta semana la publicación "Tú psique opositas" se atrasa un día ya que, hasta entonces, estaremos cerrados por vacaciones a partir de ¡YA!
¡Os deseo un feliz fin de semana y muchas sonrisas!

4 de mayo de 2017

¿Hay vida después de la entrevista de trabajo? Tips a seguir para marcar la diferencia

¿Qué ritual sigues cuando sales de una entrevista de trabajo?
¿Piensas que desde que cruzas la puerta para marcharte todo ha terminado?

Te contaré un secreto, procura no correr la voz para que quede entre nosotros. La respuesta es ¡¡¡NOOO!!!
La suerte no está echada, ni la decisión tomada...aunque sí encaminada hacia unos u otros aspirantes a la vacante, no nos engañemos. Es por esto por lo que, de existir dudas en los reclutadores acerca de si debes avanzar en el proceso, ser la persona elegida o, incluso, de darse una leve inclinación de la balanza a favor de otro candidato que no seas tú, todo puede variar justo en el momento en que decidas tomar cartas en el asunto después de haber asistido a un entrevista y rompas, de este modo, una lanza a tu favor.

Querido equipo, hoy no pretendo extenderme demasiado, pues creo que la idea que pretendo
transmitiros es nueva para muchos de vosotros pero muy sencilla de entender y poner en práctica. 
De acuerdo, siempre habrá quien me diga que ya sabía lo que hoy vengo a explicaros. En este caso, decidme ¿cuántos de vosotros, aún conociéndolos, habéis dado estos cuatro pasos al terminar una entrevista?

1. Aún en la entrevista, cuando parece que todo está puntito de finalizar...PROHIBIDO RELAJARSE. Recuerda que esta fase presencial del proceso no finaliza hasta que sales por la puerta (ojo, he dicho fase presencial, no proceso a secas...sino ¿qué hacemos aquí hoy?). 
Cuando la persona encargada de entrevistarte te invite a preguntar con el objetivo de resolver tus posibles dudas, te recomiendo que trates de informarte sobre cómo continuará el proceso, de cuántas fases consta, en qué fechas aproximadas contactarán con los candidatos para comunicarles si han sido seleccionados...justo en este momento, podrías añadir un ¿habría algún inconveniente si les escribo  un e-mail* interesándome por el estado del proceso, o cree que debo esperar?
Antes de marcharte, agradece la oportunidad y el tiempo que te han dedicado. Además, al igual que debiste hacerlo al entrar, despídete con un apretón de manos y, ya sabes, que no falte una sonrisa.
*A mi modo de ver, suele ser más práctico enviar un correo electrónico que realizar una llamada por varios aspectos: es menos invasivo y, al mismo tiempo, te dará mayor libertad  para que  te expresas de la forma en que te gusta hacerlo (los nervios de una llamada podrían hacer que titubees y jugarte una mala pasada).

2. Llegó la hora de la AUTOEVALUACIÓN.  Analiza lo sucedido durante la entrevista porque, al fin y al cabo, en caso de no ser la persona seleccionada, es una experiencia más de la que puedes sacar gran partido...pues todo conlleva un aprendizaje.
¿A quién no le  ha pasado que sale "dando saltos" de una entrevista y finalmente sucede que es descartado? a veces, por muy resolutivo que seas, no quiere decir que cumplas con el perfil que están buscando. Además, aunque percibas buen rollo y un clima bastante agradable con la persona entrevistadora, piensa que es una de sus funciones la de crear un ambiente en el que te sientas cómodo y relajado mientras respondes a sus preguntas (al menos en la mayoría de ocasiones). Por ello, no te rindas y analiza qué podrías haber hecho mejor, qué pautas has seguido correctamente y cuál es la conclusión final que extraes para posteriores entrevistas (en caso de que te dijeran que no sigues en el proceso). Para llevar a cabo este análisis, toma lápiz y papel, y hazte preguntas del tipo:
- ¿Han habido cuestiones nuevas que me hayan sorprendido y respondido sobre la marcha?
-¿Cuál hubiera sido la respuesta acertada para tales preguntas?
-¿Cómo me he sentido durante la entrevista?
-¿Han habido temas que me han hecho sentir incómodo o más nervioso?
-¿Qué preguntas he resuelto con mayor dificultad?
-¿Cómo ha sido mi tono de voz, mi lenguaje?
-¿He sonreído?
-¿Mi postura corporal era la adecuada?
-¿He saludado y me he despedido con un apretón de manos firme y seguro?
-¿Cómo analizo la actitud del entrevistador?
-¿Hay aspectos de la entrevista que me indiquen si ha ido bien? (tiempo de duración, preguntas muy detalladas sobre tu disponibilidad de incorporación, percepción de que te están intentando "vender" el puesto, si te hablan de tus futuros compañeros, etc.)

3. ENVÍA UN CORREO DE AGRADECIMIENTO. El día siguiente a la entrevista (no dejes pasar mucho más tiempo) envía un correo al entrevistador agradeciendo, nuevamente, la oportunidad de concederte su tiempo para una entrevista y el trato recibido durante la misma. Además, ahora que conoces un poco más sobre ellos, enfatiza tu deseo de formar parte de su equipo, comenta lo mucho que te inspira el ambiente en que trabajan y la afinidad que tienes con su metodología, misión y valores empresariales...ESO SÍ, NO TE EXTIENDAS DEMASIADO, "LO BUENO, SI BREVE, DOS VECES BUENO".

4. SEGUIMIENTO DEL PROCESO. Pasado un tiempo prudencial y, además, con un solo correo es suficiente (de lo contrario puedes agobiar y parecer "pesado"), puedes escribir solicitando información acerca del estado en que se encuentra el proceso.
Como dije con anterioridad, recomiendo que este seguimiento se lleve a cabo empleando el correo electrónico, en lugar de hacerlo mediante llamada telefónica.  
Ya lo has visto, la clave al salir de una entrevista de trabajo no tiene nada que ver con fumarse un cigarrillo, quedar con algún amigo para tomar una cerveza (especialmente si coincide con un viernes a mediodía), o llamar a tus padres para comentarles lo bien (o mal) que te ha ido. Los pasos anteriores, como también has visto y espero que compruebes dentro de muy poco, van a permitir que te diferencies del resto de candidatos (porque no todos lo hacen, ni todos leen este blog para saber que deben hacerlo), al tiempo que muestras interés y potencias, de tal manera, tu candidatura.
No te lo pienses y MARCA LA DIFERENCIA. 
Tú psique puedes, por ello confío en que lo harás :)

¡Buenas noches equipo! Os espero el jueves que viene con un interesante post al hilo del que hoy hemos trabajado: ¿Cómo sobreponerse a un NO después de una entrevista laboral?
¡Os gustará! Mientras tanto ¡buen finde y a ser felices!

27 de abril de 2017

A las víctimas de la falta de seguridad en el trabajo...historia de la pérdida que lloraron mis abuelos


"-¿Cuál es tu secreto para llegar así a tu edad, abuelo?-
-¿Mi secreto? Trabajar duro-"

No es la primera vez que escucháis este breve diálogo ¿verdad?
Yo lo he hecho decenas de veces, y no solo lo he comprobado tras la sonrisa pícara de mi abuelo Pedro (pues muchos de nuestros mayores suelen emplear esta respuesta, justo antes de suspirar por el recuerdo). Él siempre me dijo, con la mirada cansada, que su secreto en la vida había sido comenzar a trabajar siendo todavía un niño...pero yo, que desde pequeña tengo la habilidad de adivinar lo que encierra en su alma, nunca le creí. 
Un día, tras observar cómo cambiaba su rostro pasando del más absoluto agotamiento a la máxima alegría cuando salté corriendo a sus brazos tras llegar del trabajo, descubrí que el secreto de mi abuelo no era otro que la felicidad de regresar a casa después de jornadas de 14 horas al sol y rodearse de la hermosa familia a la que ha dado vida y sustento, junto a mi abuela Chari, desde que decidieron darse el sí quiero hace más de 50 años.

De su frente arrugada y cabellos blancos como la nieve extraigo muchas conclusiones: experiencia, cansancio, vida, esfuerzo y sacrificio...también más de un disgusto (precisamente me contaba uno de mis clientes esta semana, que cada cana representa un susto en la vida) y, cómo no, riesgo, estrés y vértigo. También felicidad, la de ver a sus hijas crecer...aunque a mis abuelos les pese en el alma no haber sido testigos de observar cómo lo hacía su único descendiente varón, que a los 23 años se fue dejando hermosos recuerdos, pero un terrible vacío que nadie pudo llenar. 

Las personas (en según qué contextos) son insustituibles y, aunque con el paso del tiempo llegaran de nuevo las voces y risas a casa (con la llegada de los nietos), ninguno pudo nunca parecerse a su hijo Ernesto, tan especial, dicharachero, humilde y talentoso al mismo tiempo.
Hablando de nietos, en el momento del accidente que tuvo lugar allá por el 89 y que dejara al único hijo varón sin vida, ya alguna nieta andaba correteando por los pasillos de su casa. Esta era precisamente quien hoy os habla, que solo tenía dos años cuando el terrible momento sucedió...la mayor y el ojito derecho del patriarca. Sin olvidar a mi Chari, que aunque a estas alturas su memoria siempre le juegue malas pasadas, nunca olvida lo difícil que era desenredarme el pelo y el carácter que los rizos me daban. "Genio y figura", decía.
Hoy vivo con la esperanza de que nunca caigan estas anécdotas en su olvido...que siempre recuerde la madre y abuela coraje que ha sido, y es.

Volviendo a mi querido tío Ernesto, al que siempre mantuve vivo por las historias que me contaban sobre sus motivaciones y aspiraciones en la vida, cuando pienso en lo lejos que habría llegado me faltan peldaños para subirlo a lo más alto...pues es justo ahí, en la cima de la realización personal donde lo imagino. Creativo y buena persona, con pasión y un entusiasmo arrollador...¿hace falta mucho más para llegar a ser quien quieres ser?

Quizás lo sucedido podría haberse evitado. Quizás mis abuelos tendrían unas cuantas canas de menos, mis tías y mi madre sonreirían un poco más, sus amigos y compañeros seguirían teniendo cerquita al mejor consejero del grupo. Quizás, también, yo tendría algunos primos más...y los que tengo podrían haber experimentado la oportunidad de haberlo conocido y abrazado.
Quizás si la piedra de 2 toneladas que, en las alturas, sostenía la grúa que falló justo cuando él se encontraba debajo no se hubiera caído arrasando sus sueños e ilusiones, y las de tantos otros...todo lo anterior hubiera cobrado forma.

Mañana es 28 de abril, día mundial de la seguridad y salud en el trabajo. 
Cierto es que gracias a la labor de entidades como ACESSLA (a cuyo último encuentro en Sevilla tuve la suerte de poder asistir) se está contribuyendo a concienciar sobre la importancia de la prevención de riesgos laborales y avanzar hacia el progreso en esta dirección. Cierto es, también, que aún falta mucho camino por andar para que dejen de existir familias (como la mía) que lloren pérdidas de este tipo.

Hazme caso cuando te digo que los apuntes que te dan en los cursos de prevención de riesgos laborales (sí, esos a los que tu jefe te "obliga" a asistir) son para que te los leas y revises cada vez que dudes cualquier aspecto de tu trabajo.
Hazme caso cuando te pido que te asegures siempre de haber colocado todos los productos o maquinaria en el lugar correcto, y que avises cuando creas que deben pasar revisiones o requieran ser reemplazadas.
Hazme caso cuando te recuerdo que la seguridad y la salud no es solo física. Que la mente es la que nos guía y debemos cuidarla de igual manera. Si eres responsable de gestionar al equipo humano de cualquier empresa, no te olvides de cuidar aspectos psicológicos como el estrés, depresiones, ansiedad...
Hazme caso cuando te digo que, si estás siendo testigo de que alguno de tus compañeros está sometido a acoso laboral, trates de impedirlo por todos los medios a tu alcance.
Escúchame cuando te digo que mañana puede pasarte a ti, o uno de los tuyos.

A todos los guerreros que perdieron la batalla por un riesgo laboral.
A todas las familias que nunca supieron cómo llenar vacíos.
A quienes no perdieron la batalla, pero se ven obligados a permanecer en sillas de ruedas de por vida, han perdido la visión o sido víctimas de otros accidentes.
Esta historia es el pequeño homenaje que, desde TÚ PSIQUE PUEDES, he decidido rendiros.

Buenas noches, equipo.

23 de abril de 2017

Cómo planificar tu estudio sin morir en el intento

¡Feliz día del libro, equipo!
Sé que hoy no toca escribir para nuestra sección "psiqueteca" (para eso tenemos que esperar al próximo viernes) pero, como buena amante de la lectura que soy, no podía pasar esta publicación sin alentaros a celebrar el día de hoy leyendo y disfrutando de vuestro lado más imaginativo y viajero (¿quién dijo que no se puede volar a otro lugar, sin necesidad de sacar billetes de avión, desde el sofá de casa?).
Si queréis ver cómo voy a celebrar este día, no os perdáis las publicaciones que iré haciendo hoy en el perfil @túpsiquepuedes de las distintas redes sociales.

Adentrándonos ya en el tema del que hoy vengo a hablaros, dedicado de forma especial a valientes que de libros saben un rato, me gustaría comenzar recordando que soy una quisquillosa del orden, la planificación y el cuidado del detalle elevado a su máxima expresión...venga, va, tal vez no tanto...¡pero casi! (si aún no lo habéis hecho, podéis conocerme un poco más y ponerme cara en la pestaña "Sobre mí").
Pues bien, debido a lo anterior, reconozco que todos los domingos dedico un par de horas a organizar la semana que dará comienzo a la siguiente mañana. No me resulta tarea pesada, más bien todo lo contrario...me encanta saber que llegaré a casa del trabajo y tendré mi comida favorita para almorzar, tiempo extra para desconectar en el gimnasio, que no habrán sorpresas e imprevistos de gravedad al siguiente día en el trabajo...además, esta planificación de los aspectos formales de mi día a día, me permite improvisar ese lado más aventurero y humano que también adoro (cafés con buenos amigos, escapadas a la playa, lecturas y pintura al atardecer, baños relajantes, deporte al aire libre...en definitiva, ese lado de la vida que es mejor no planear).

Cuando estudiaba la oposición PIR, este hábito me permitía avanzar con paso firme hacia mis objetivos semanales y, por tanto, hacia la meta final de bordar el examen allá por finales de enero o principios de febrero.
Durante mis años de estudiante (que, aunque trabaje, ahí sigo...recordad eso de que el saber no ocupa lugar y hay que mantenerse actualizados) mis métodos de planificación han ido variando según mis necesidades y responsabilidades, pero también lo han hecho conmigo...¿qué quiero decir? muy sencillo: conocerme bien (teniendo en cuenta mis debilidades y fortalezas...hazte un DAFO si aún no eres consciente de ellas) ha provocado que ya no me fije metas y tareas inalcanzables. Hoy prima la realidad, mi exigencia se adapta a mis capacidades, y mis niveles de rendimiento son más elevados, pues la motivación también lo es.

Dicho esto...¿quieres saber qué cosas hago para organizarme y no morir en el intento? Sí ¿verdad? entonces sigue leyendo, que te lo cuento.

1. La planificación es un hábito: comer equilibrado es un hábito, hacer deporte es un hábito, la planificación también es un hábito...y ¿qué pasa con los hábitos? que deben ser entrenados para que puedan automatizarse con vista a que sean efectivos a largo plazo.  Es decir, puede que la primera semana que te sientes a organizar tu estudio (que no es lo mismo que apuntar cuatro cosas en tu agenda, que después no sueles hacer, para que sus páginas no se vean tan vacías) te agobies, sientas que estás perdiendo el tiempo...¡nada más lejos! saber a qué te enfrentarás la siguiente semana hará que la gestión del tiempo sea mucho más efectiva y avances con más seguridad en el estudio.

2. Establece objetivos semanales o quincenales: Cuando estudiaba el PIR, cada semana me marcaba unos objetivos concretos. Estos eran relativamente más llevaderos las semanas que no acabarían en simulacros y se apretaban un poco más cuando sabía que el sábado había "examen".
Por ejemplo, justo antes de un simulacro, mi objetivo de la semana podía ser centrarme en conocer todos los trucos y esquemas relacionados con las asignaturas estudiadas hasta el momento. En cambio, las semanas que no teníamos este tipo de pruebas me proponía "X temas" (teniendo en cuenta la vuelta en la que me encontraba: lectura y subrayado, estudio de ideas principales, ideas secundarias o menos relevantes, elaboración de esquemas y trucos, repaso, ampliación con manuales complementarios) de "X asignaturas".
¡IMPORTANTE! Los objetivos deben adaptarse a ti...aunque la academia te proporcione unos esquemas generales sobre los que organizar tu tiempo de estudio, ellos no te conocen tan bien como tú mismo. Estos objetivos deben ser realistas y proporcionarte (una vez alcanzados) la visión de que estás avanzando hacia tu meta final (el examen que podrá lanzarte de forma directa a una de las disputadas plazas). 

3. Firma un compromiso con el objetivo marcado para la semana: Mi forma de comprometerme con lo establecido, en primer lugar, era creyendo fehacientemente en mi capacidad de conseguirlo. Por ello os comenté con anterioridad que mis objetivos pasaron de ser prácticamente imposibles, inicialmente, a retadores pero adaptados a mis posibilidades con el paso del  tiempo. La planificación es una prueba más del tipo "Ensayo y error" a la que debemos enfrentarnos...ir probando nuestros límites y poniendo a examen nuestras posibilidades será lo que determine que vayas ajustando tu planning. No elabores un cuadrante en el que te muevas como pez en el agua (estás estudiando una oposición, nadie dijo que fuera fácil y no queremos que te muevas en el confort absoluto), pero tampoco te desafíes de forma inhumana...no alcanzar tus objetivos solo hará que te frustres y quieras tirar la toalla.
La segunda manera de comprometerme, o más bien de recordarme para lo que me levantaba cada mañana de esa semana, era poniendo un cartel en la puerta de la nevera. Así, como quien cuelga su menú semanal. 
Seamos sinceros...¿cuál es la segunda puerta de la casa que más abre un estudiante, aparte de la del opozulo? ¡Exacto! cada vez que te levantes a estirar las piernas o vayas a comprobar lo que hay dentro del frigorífico por decimocuarta vez en el día (con la esperanza de que algún ente sobrenatural haya depositado, de forma mágica, algo apetecible en los últimos 47 minutos que llevas sin mirar) visualizarás tu meta y,de forma casi automática, meditarás acerca de si estás acercándote, o no, a lo previsto.

4. Ten en cuenta el resto de actividades o responsabilidades que no tengan que ver con tu estudio, pero que debas hacer: Aunque la oposición te exija jornadas completas y horas extra, siempre habrán cosas que debas hacer aparte, más si además de estudiar trabajas y, para más INRI, vives sola y tienes que estar pendiente de la cocina, limpieza...porque comer, hay que comer...y contar con ropa limpia también (especialmente pijamas y ropa deportiva gastada: uniforme oficial del buen opositor). ¿Hace falta repetir que tus objetivos deben adaptarse a ti, más que tú a los objetivos de forma sobrehumana?

5. Apóyate en agendas, cuadrantes y otros medios para ir viendo tus progresos y no olvidar los pasos que debes ir dando hacia tu fin...así como citas en el fisioterapeuta, tutorías, café y risoterapia con tu mejor amiga...en definitiva, tareas fijas e inamovibles de todo opositor que se precie.
Uno de mis cuadrantes favoritos, que también pegaba en la nevera e iba rellenando al final de cada día para hacer toma de conciencia de lo avanzado durante la jornada, era (y es, pues lo sigo empleando para otros fines) uno similar al que os pongo en la imagen:
Evidentemente, ni está todo lo que es, ni es todo lo que está. Por falta de espacio me he visto obligada a resumir (por ejemplo, en lugar de ponerlos del 23 al 28, yo empleaba una columna para cada uno de los temas). Sea como sea, lo importante es terminar el día e ir tachando lo que se va haciendo ¿no creéis que es una manera estupenda de ir viendo cómo avanzamos en nuestro estudio?

6. Tu cuerpo emite señales, escúchalas: Estudiar una oposición es increíblemente duro, de hecho, nunca pensaste que lo fuera tanto. Habrán días en los que te sientas capaz de todo y otros en los que lo único que te apetezca será dormir y dar a tu cerebro el descanso que a veces te pide a gritos...estos días, aprovéchalos para hacer deporte, vida social, para planificarte como hoy venimos hablando. 
El descanso activo y la organización harán que "pierdas" un día de estudio, pero la reposición de tus reservas de energía va a favorecer que rindas mucho más en las próximas jornadas.

Ahora...toma aire, disfruta del domingo, descansa, busca algún momento de risas con amigos o
familiares, intenta dejar de pensar en todo lo que tienes que hacer mañana y, a final de la tarde, aprovecha para organizar la semana. Levantarte mañana sabiendo lo que vas a hacer será, junto a tu voluntad, lo que hará que enfrentes el lunes con ganas de demostrarte lo bien que sabes hacerlo.
¡Adelante Psiqueopositores! Demostrad de qué pasta estáis hechos ;)

¡Hasta el jueves, equipo!

20 de abril de 2017

Redes sociales: conviértelas en tus aliadas en tu búsqueda de empleo

¡Buenas noches, equipo!
El jueves ha llegado y creo que no puedo estar más contenta...os echaba mucho de menos, así que hoy para mí es un día de celebración.

¿Qué tal vuestras vacaciones de Semana Santa? 
Ya me contaréis, ya...aunque algo he visto por las redes sociales: fotos de helados, pasos, nazarenos, cafés elevados al máximo "postureo", revistas en la arena, piernas (algo pálidas aún ¡no olvidéis la protección!) con el mar de fondo, barbacoas con amigos, torrijas y pestiños junto algún florero bonito...
Por mi parte he pasado una semana genial y necesaria, al tiempo que merecida. Podría decir que han primado la desconexión del estrés diario, la conexión con la naturaleza, las caminatas al aire libre y, curiosamente, ha vuelto a aflorar mi inspiración tal y como la conocía...a todos nos pasa que, de tantas cosas que queremos contar, hay veces en que se produce un bloqueo que nos deja en blanco y "¡Oh-oh! la hemos liado". Por ello, generalmente, cambiar el contexto y la forma de ver las cosas hace que nuestro cerebro descanse, se oxigene y vuelva a ser productivo (tanto que traigo mi libreta repleta de temas sobre los que quiero hablaros y de otras novedades e ideas que iréis viendo tomar forma de aquí a muy poquito).
Por cierto, yo también he tenido mi "momento postureo" en las redes y no he podido resistirme a mostraros mis pies en la orillita del mar.


Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, Pinterest...mejor paro, que si continúo no acabo.
Cada vez es mayor el movimiento en las redes, por ello van surgiendo nuevas aplicaciones y, las redes sociales que ya están bien posicionadas, invierten un elevado porcentaje de su tiempo en actualizar sus servicios...parece que todas se disputan el primer puesto mientras buscan sorprendernos aunque sorprendentemente (valga la redundancia) cada vez encuentro mayores sus similitudes en comparación con lo que diferencia unas de otras. Todas producen cierta adicción (teniendo en cuenta la situación y la persona, nos decantaremos más por unas u otras). Todas están presentes a diario en nuestras vidas porque, admítelo, aunque no tengas creado tu perfil en ellas, siempre acabas escuchando a alguien hablar sobre su actividad en las mismas: 
"Te he visto en facebook ¿cómo lo has pasado en la playa?", 
"Oye, creo (por lo que he visto en instagram) que tu vecina Loli ya no está con el marido", 
"Esa dirá que trabaja mucho, pero se lleva todo el día conectada...te lo digo yo, que la veo todo el rato".

Puede que incluso hayas estado dando vueltas a la idea de crearte un perfil en Facebook porque no quieres perderte las noticias que ponen en la fanpage de tu gimnasio, el Ayuntamiento de tu localidad o el blog del que eres lector habitual. 
Sin embargo, tu cabeza (que por lo general es muy mal pensada) es la que te frena diciéndote "No lo hagas, mira que las redes sociales no te favorecen a la hora de buscar o mantener un trabajo...y tú estás en una situación complicada".

Pues bien...he de decirte  que ni tu cabeza es tan mal pensada como pudiera parecer, ni tú tan loco por estar considerando entrar a formar parte de la realidad virtual.
Todo puede perjudicarte o favorecerte según el uso que hagas de ello...así que si tienes perfil en estas redes sociales, o estás pensando crearte uno, pero no sabes cómo hacer el mejor uso ¡Quédate conmigo! te daré algunos consejos básicos y breves que pueden ayudarte a resolver dudas.


1. Como citara el empresario americano Joe Mansueto "El diseño nos ha permitido destacarnos, ser distintos y mostrar esa diferencia de manera audaz". Ahora, cambiemos la palabra diseño por Redes Sociales.
Es cierto, la pantalla de tu ordenador o dispositivo móvil puede favorecer que te curres una marca personal de la leche, pero...¿no te parece que, revisando la página de inicio de alguna de tus aplicaciones, casi todas las publicaciones de las personas a las que sigues se parecen? 
Aprovecha esta ventana al mundo para expresar lo que tienes que decir sin necesidad de parecer una copia. La originalidad en tus publicaciones será lo que llame la atención sobre el resto

2. "Si me gusta tu ortografía es porque me sugiere que sabes poner las cosas en su lugar, que puedo confiar en ti...quien respeta la forma correcta de escribir una palabra, seguramente sepa respetar las cosas más importantes en la vida" (Anónimo).
En serio, a estas alturas ¿hace falta decir que debemos hacer un buen uso del lenguaje?...visto lo visto, parece ser que sí.
Diariamente soy testigo de espeluznantes atropellos ortográficos en la red, así que la próxima vez que dudes cómo se escribe una palabra, directamente busca cómo hacerlo o emplea un sinónimo. 
Los técnicos de selección de personal buscamos los perfiles de los candidatos en las redes (en multitud de ocasiones nos aportan mayor información que la carta de presentación o el CV)...si no te arriesgarías a entregar un curriculum con faltas de ortografía, cuida tus publicaciones..."el gran hermano te vigila".

3. Piensa en aquellas cosas que será mejor dejar en privado y sin publicar. 
Cuidado con las fotografías que te hagas durante comilonas donde el vino ha corrido más rápido de la cuenta. No publiques nada cuando llegues a casa tras una de estas reuniones (por más que lo borres cuando despiertes, tu jefe o la persona que esté pensando contar contigo en su equipo ya han podido verlo).
Evita realizar comentarios negativos sobre tu empresa o compañeros.
Pon tu perfil en modo privado y aplica la opción de autorizar todas las publicaciones en las que seas etiquetado. De esta forma, solo tú estarás decidiendo qué podrá aparecer en tu muro y qué no.

4. En linea con lo anterior...reconozco que es difícil resistirse a compartir esos vídeos cortos de recetas de pasteles mega-apetecibles (que después nunca cocinas pero, oye, ahí están). No pasa nada por compartir alguno que otro para no perderlo de vista, pero...¿es necesario publicarlos absolutamente todos? (este consejo se extiende a los tutoriales de ganchillo o imágenes de Santos o personas en grave estado de salud acompañadas de un "amén" milagroso y, al parecer, más efectivo que los avances medicinales).
Cierro el punto 4 recordando que, de no querer perder de vista un post, el pantallazo existe. De nada.

5. Viajes; aficiones como la lectura, el cine o el deporte; hábitos de alimentación saludable; la copa de vino que has decidido tomar mientras cenas en ese famoso asador (no pasa nada si muestras este lado, casi todos lo hacemos, lo negativo es que publiques fotografías después de haberte bebido medio bar...porque, probablemente, no des la imagen profesional que pretendes); aquellas jornadas a las que no faltaste o lo bonito que te ha quedado el último mandala que has pintado...¿verdad que todo esto dice mucho más de ti? al menos cuando tu objetivo principal es el de mantener tu trabajo, o encontrarlo.

6. Aprovecha la posibilidad que este medio pone a tu alcance para conocer profesionales de tu sector, personas que pueden poner oportunidades laborales a tu alcance, que presenten altas probabilidades de fijarse en ti como el próximo talento a cazar para su compañía. Interacciona con ellos/as, pídeles el e-mail y envíales tu curriculum, ofrécete para participar en posibles colaboraciones en las que puedas encajar, eleva tu voz y empieza a darte a conocer en el mundo donde aspiras a desarrollarte profesionalmente.

Todo lo que decides publicar puede tener repercusiones, no solo en el aspecto laboral, sino en tu vida general. Las redes sociales no te  perjudicarán si sabes cómo moverte en ellas. Diviértete, saca partido de las herramientas que hoy día se encuentran a tu alcance, pero pon cabeza en lo que dices o haces. Protege tu intimidad, deja esas cosas que más te importan en tu parcela privada y no trates de decir dónde estás a cada momento, qué ropa llevas o con quién has quedado para tomar café cada uno de los siete días que tiene la semana...disfruta de la vida y recuerda que la mejor red social es una mesa rodeada de las personas que quieres.

Recuerda que el domingo tenemos entrada para opositores en la sección "Tú Psique Opositas", donde os contaré cómo planificar vuestro estudio sin morir en el intento.Hasta entonces, no olvidéis pasarlo genial este fin de semana que ya asoma la patita por debajo de la puerta...                                         ¡Buenas noches, equipo!