10 de agosto de 2017

De cómo no permitir que las adversidades saquen lo peor de ti


¿Quién no introdujo la cabeza entre dos barrotes durante su infancia?
Sí, no me miréis así, apuesto a que la gran mayoría lo intentó...¿o soy la única a la que le va la marcha?
Sea como fuere, siempre he sido bastante cabezota, lo cual no es lo mismo que cabezona...quizás por ello solía salir victoriosa de mis aventuras y sin rasguño alguno. En cambio, no todos mis compañeros de batalla compartían el mismo tamaño craneal, por lo que algunos quedaban atrapados en la gran mayoría de ocasiones...para ellos, salir airosos de ese tipo de situaciones suponía algún llanto que otro.
No fue siendo una niña (eso me habría servido para ayudar a algunos de mis amigos atrapados) sino hace poco, mientras indagaba en mi pasado preguntando cuáles eran mis comportamientos habituales y cómo solía manifestar mis emociones e ideas, cuando caí en la cuenta del por qué de mis pequeñas hazañas...siempre me liberaba porque, justo en el momento en que percibía el mínimo peligro, me concentraba en mi respiración, en sacar la cabeza de entre los barrotes con tranquilidad y en tratar no dejarme arrastrar por la situación bajo ningún concepto.

Bien, ha llegado el momento de dejarte hablar a ti...probablemente, si estuviéramos en una "conversación de tú a tú" me preguntarías ¿Se puede saber a qué &%/€@#£ viene esto?
Está bien, ya sabes que adoro filosofar y emplear metáforas, pero en esta te he pillado y no tienes ni idea de por dónde pueden ir los tiros...si es así ¡quédate conmigo y sigue leyendo!

Trata de recordar (con la mayor nitidez posible) el último capítulo de la historia de tu vida en que el camino que seguías (de hecho, espero que aún lo sigas) se torció. Alguna ruptura dolorosa ¿quizás?; ¿tal vez te sentiste humillado o traicionado?; puede que alguien cuyas ideas son completamente dispares a las tuyas tratara de tirar tus sueños por la borda; o quizás sentiste que las fuerzas flaqueaban, la presión te sobrepasaba y el destino se estaba cebando contigo.
No sé cómo respondiste al ver la piedra gigantesca que, en ese momento, impedía que siguieras avanzando según lo previsto ¿la saltaste con facilidad, trepaste por ella aún con notables esfuerzos, la bordeaste o te sentaste dejándote caer sobre esta con la idea de que algún día ella misma se apartaría tal como había venido? Puede que la golpearas una y otra vez con el objetivo de romperla, sin seguir otro plan que el de "destruirla", observando finalmente cómo la sed de venganza raramente acarrea soluciones...también puede que te tumbaras junto a ella, observando su belleza, sin darte cuenta de lo destructiva que acabaría siendo para ti.

Una cosa de las que observé en mi niñez cuando yo y mis amigos nos aventurábamos al meter la cabeza entre dos rejas sin pensar que correríamos peligro alguno, fueron las distintas reacciones al problema. Si bien es cierto, como comenté en los primeros párrafos, que mi cabeza solo es voluminosa por los rizos...también lo es el hecho de que muchos de los niños que se veían atrapados y rompían a llorar o gritar enfurecidos no tenían muchos más centímetros de circunferencia que la que hoy os habla, pero sí mucha menos paciencia y autocontrol. Al caer en la trampa sus orejas y cabeza no crecían...todo lo contrario, lo que les crecía eran los nervios.

Hoy quería plantearos esta metáfora con el único propósito de anticiparos a vuestro próximo problema o imprevisto (porque siento decirte que los habrán, pero tendremos el coraje para salvarlos). De este modo, la próxima vez que la piedra se plante ante ti...
...recuerda que no debes patalear, llorar o enfadarte ante ella. Los problemas y adversidades, así como la gente tóxica, se alimentan de tus debilidades. No las muestres y mantén la calma. Muéstrate firme y ten paciencia, se acabarán cansando y cederán para darte vía libre.
...mantén la calma, sí, pero no te detengas. Sigue el plan trazado, ejecuta otro en caso de necesitarlo, innova, crea, piensa qué podría destruir a la piedra sin necesidad de golpearla y hacerle daño (en este caso podría volverse contra ti en mayor medida).

..ten presente la posibilidad de que la piedra sea más concienzuda y cabezota (no cabezona) que tú. En este caso difícilmente se apartará del camino e insistirá, una y otra vez, en permanecer en tu vida. Entonces, mantente firme y repite los dos pasos anteriores. No permitas que los dos barrotes donde metiste la cabeza (a saber con qué objetivo) acaben ahogándote y sacando lo peor de ti.
...en caso de no poder escalarla, saltarla o bordearla, recuerda que hay miles de alternativas, cientos de caminos por recorrer, con mejores vistas a la par que divertidos y emocionantes retos.

Tu vida es tuya. Tú determinas en qué medida controlas las situaciones o te dejas arrastrar por ellas. No dejes que te crezcan los nervios...tú psique puedes evitar tropezar una y otra vez con la misma piedra.
¡Buenas noches equipo! 

No os perdáis las publicaciones de mañana en redes sociales...¡se avecina sorteo de aniversario!

3 de agosto de 2017

Abierto "posvacaciones" ¡He vuelto!


A veces sucede...ha sucedido, de hecho.Un día (el menos pensado) caes en la cuenta de que la felicidad no es "ser lo que haces" sino "hacer lo que eres". Ese día percibes lo que te rodea con distintos colores. Los rojos son más intensos, los azules te transmiten más paz y los colores oscuros apenas encuentran huecos a través de los cuales poder colarse y estropear tu arcoíris.
A veces sucede...tu futuro no estaba (o al menos no lo está por el momento) en una silla de oficina o la administración pública. Ese día caíste en la cuenta de que tu futuro es hoy, y que este se encuentra entre esos miles de colores, risas con compañeros y el movimiento continuo de tus pies.
El destino (ese que tiene lugar cada vez que decides andar en una u otra dirección) ha logrado demostrarte una vez más que eres libre y que solo huyendo del confort podrás hacer lo que eres (del confort y, dicho sea de paso, las críticas, la ignorancia o las preguntas que no buscan contribuir en nada, solo juzgar).
¡Bendito el momento en que me puse justo en la dirección en la que hoy camino!
La de trabajar disfrutando de lo que hago, la de comerme un helado cuando me da la gana y cuidarme el resto del tiempo porque también me da la gana, la de sonreírle a la vida por el simple hecho de estar viva (y saltando de alegría), la de nunca querer dejar de estudiar ni abandonar mis sueños...pero adaptando mis objetivos y planes según nuevas necesidades y sueños (¡bendita, también, la flexibilidad mental!).
Bendita la suerte que yo misma me he buscado, mi necesidad de descansar y relajar la mente...y la consiguiente decisión de aparcar por unos días para continuar con ganas...y aquí estoy de nuevo, equipo...
Regreso con fuerza, energía y vitalidad, con mil ideas y rodeada de bolígrafos preciosos y hojas de papel donde escribir todo lo que quiero contaros. Regreso con nuevas aportaciones que contribuirán a que aprendáis más, soñéis más, busquéis más...y encontréis  (siempre más).
Regreso con el objetivo de que alcancéis la máxima felicidad laboral y personal, de que aprobéis vuestras oposiciones y, por qué no, también busco que os divirtáis y relajéis en los momentos en que os surja la necesidad.
Regreso justo cuando TÚ PSIQUE PUEDES está a punto de cumplir un año...el lunes es nuestro primer aniversario y estoy preparando muchas cositas para que podamos celebrarlo por todo lo alto.
Regreso con la inquietud de seguir coordinando este equipazo que, juntos, hemos creado...porque sin vosotros hoy no hubiera regresado.

Regreso para quedarme. Y tú ¿te quedas?
Intuyo un sí en tu cara...ya te voy conociendo y adoro esa sonrisa que pones detrás de la pantalla :) 
No te pierdas nada de lo que tengo preparado...mañana lanzaré el primer adelanto ;)
Tú psique puedes ir siempre a más...¿vamos de la mano?

¡Buenas noches, equipo!

22 de junio de 2017

Tipos de relaciones amorosas ¿y laborales?

¡Al fin verano! y con este calor, las escapadas playeras y la ropa fresquita parece que el enamoramiento surge más rápido ¿o quizás se den más rupturas?
No sabría decir con exactitud hacia qué lado se inclina la balanza pero, desde luego, sí que me aventuraría a confirmar que cuando una relación da comienzo nunca creemos que vayamos a escribirle un final...

¿Sucede lo mismo cuando comenzamos a trabajar en otro lugar?
Todo es nuevo, incluidas tus ilusiones que, debido a un buen giro del destino, se han visto renovadas. Además del equipo de compañeros, tus funciones y el agradecido público al que atiendes, descubres que has nacido para hacer justo lo que hoy en día desempeñas.
Sin embargo, en el trabajo (como en el amor) hay más puntos en común de los que piensas. Unas relaciones cuajan, otras no...surgiendo entonces los "no eres tú, soy yo".

Vayamos al asunto que nos ocupa. 
No sé si eres de las personas que sostiene que el amor no conoce de etiquetas. De todos modos, seas de esa u otra opinión, existen teorías como la del psicólogo estadounidense Sternberg, la cual defiende que pueden darse hasta 7 tipos de relaciones de pareja combinando las tres características principales (según el autor, todo sea dicho) que dirigen una relación.
Este trío de componentes afectivos serían:


Una vez que conoció estos componentes, Sternberg buscó todas las combinaciones posibles entre ellos y encontró, como os dije con anterioridad, que las parejas pueden ser de siete tipos. Mejor os pongo un "dibujito" que nos ayudará a entendernos mejor:
¿Dónde nos llevará todo esto hoy? seguidme, que aprenderéis mogollón y seguro que os vienen a la mente bastantes relaciones "ejemplares". El siguiente paso de nuestro post de la semana consiste en explicaros (con un lenguaje bastante común, así no nos andamos con rodeos) cómo funciona cada uno de estos 7 tipos de parejas y qué características guardan en común con según qué trabajo desempeñes...¿PREPARADOS?

RELACIÓN DE CARIÑO= AMISTOSA
Mucho "jiji" por aquí y "jaja" por allá. Cosquillas, piquitos, pelis de acción con gafas 3D mientras os zampáis un cubo de palomitas en el sofá, podéis contaros cualquier cosa con plena confianza...¿tal como unos mejores amigos?
Quizás sí y, aunque con derecho a roce, vuestro pilar más fuerte se basa en la intimidad y el cariño, más que en otros aspectos.
Laboralmente podría traducirse en ese trabajito que tienes mientras estudias o llega algo mejor. Te da igual que sean poquitas horas, mientras que te vaya dando para tus caprichos y haya buen rollito entre compañeros. Te lo pasas pipa y tus funciones te agradan pero...como en el fondo sabes que no va a durar de por vida...ni pones demasiado entusiasmo y pasión en lo  que haces (no te vayas a quebrar para cuando venga la oportunidad que en realidad ambicionas), ni te comprometes con sus valores y principios tal como les gustaría.

ENCAPRICHAMIENTO= RELACIÓN SUPERFICIAL
¿Hace falta que lo explique? Venga sí, que estáis deseando...esto es como cuando nos tocaba estudiar el tema de la reproducción estando en primaria  o secundaria. A los chicos les venía (por lo general) la risa tonta y adoptaban una postura chulesca, mientras que las chicas (también por lo general, según los recuerdos almacenados en mi memoria) parecíamos tomates. Vale, lo admito, a mí también me venía la risa tonta...Lo que sí era un aspecto común a todos era el sobresaliente que sacábamos en la materia (¿veis que todos somos requetelistos si el tema que nos ocupa capta toda nuestra atención y energía?).
A lo que iba...esta pareja es aquella en la que sus componentes no tienen grandes compromisos, ni tampoco una relación de confianza pero que, sin embargo, se pasarían las 24 horas del día dándole al tema (cuidado, podemos confundirlos con un par de mandriles en celo).
Oye...esto está genial y puede suponer el inicio de una relación más duradera y estable. Sin embargo, suelen tomar la forma de aventura extramatrimonial con fecha de caducidad.
Laboralmente se me viene a la mente aquel trabajador que pone mucha pasión (a simple vista) en todo lo que hace, pero a quien no llegas a verle el fondo (vaya, que no es trigo limpio). No suele relacionarse con sus compañeros, ni cuenta nada de su vida privada...es más, se ocupa de empaparse de todo y acaba vendiendo tus estrategias empresariales al primero que pasa.

AMOR VACÍO= ESTAR POR ESTAR
Seré breve, pero concisa. Esto es lo mismo que cuando estás hablando con X (ytodos conocemos a alguien en una relación de este tipo) y le dices eso de "por pena no se está con nadie".
Ahí no hay ni cama, ni amistad, ni risas, ni cosquillitas en el sofá...puede que ya no os gusten ni  las mismas pelis. Vuestros caminos han tomado direcciones distintas y lo único que os mantiene unidos son la hipoteca, el perro, los niños o el ¿quién coño se pone a dar explicaciones a la familia, con la de años que llevamos viéndonos las caras?
Laboralmente se traduce en la empleada que lleva trabajando 25 años para la misma empresa y ya no siente que sus principios sean comunes. Nada es lo que era, hay tensiones y desmotivación, el equipo no sabe comunicarse y todos se limitan a hacer su trabajo y marcharse en cuanto pueden con el fin de desconectar aunque sea por unas horas. La lealtad es uno de tus valores más arraigados ¡qué duda cabe! pero...¿es eso vivir?

AMOR ROMÁNTICO= AFECTO Y SEXO
Consiste en quererse mucho, poniéndole pasión...además, de vez en cuando cae alguna peli protagonizada por Jennifer Aniston y, con los "te amo" de por medio el sexo más salvaje puede parecer un videoclip de Chayanne...
Me vienen a la mente las parejas hiper-ultra-mega-enamoradas que manifiestan sus "querencias" por facebook pero que, ante el mínimo problema, rompen ¿será que les fallaba el compromiso?
En el trabajo se da cuando estás agusto, al tiempo que pones todo tu empeño en que vaya bien...pero en el fondo sabes que a la primera de cambio vas a largarte porque no tienes ganas de afrontar problemas en un sitio donde no quieres permanecer de por vida, ya que ambicionas algo más afín a tus expectativas.

AMOR SOCIAL=  TE QUIERO COMO AMIGO
No hay dudas de que quieres mucho a esa persona. Os lleváis bien y vuestros ratos de risas y charla siguen siendo frecuentes. La presión del entorno, el no querer permanecer en soledad, es lo que hace que os mantengáis unidos.
La pasión se rompió, de tanto usarla...
En el trabajo sientes un gran cariño hacia tus compañeros y sabes que si sigues ahí es porque necesitas un trabajo...sin embargo piensas ¿estaría más motivada en otro lugar?

AMOR FATUO= RELACIÓN DESENFRENADA
En esta ocasión, la conexión física es tan grande que les impide distanciarse. Sin embargo ¿qué otras aficiones, pensamientos e ideas les unen?
Vayámonos a tu puesto de trabajo. Las oficinas son geniales, se está muy fresquito, el olor a café estimula tus sentidos todas las mañanas y la decoración es más que preciosa...pero todo es frío, no hay ni un solo atisbo de afecto que te una a este lugar.

AMOR CONSUMADO= RELACIÓN COMPLETA
Os entendéis en el dormitorio, la cocina y el coche. De hecho, podéis tener una conversación tranquila en la ducha o la cama...y poneros mucha pasión en cualquier esquina de la casa.
Os mola viajar juntos y no tenéis secretos (bueno, alguno pequeñito sí). 
Estáis de acuerdo en multitud de aspectos, y os complementáis en los que no.
Podéis hablar durante horas con el fin de ayudaros o aconsejaros sobre algo que os preocupe...y terminar con un "qué bonita tu boca"...aunque no venga al caso ¡qué más dará!
Sabéis que, aunque no habéis firmado un contrato de por vida y algunas cosas pueden cambiar de la noche a la mañana, es difícil que vuestro compromiso se agote...pues está en vuestro modo de ver las cosas el hecho de mantener la paciencia en los momentos de tempestad, para que la calma y los minutos de magia regresen con ganas de quedarse otra larga temporada.
Imagino que no hace falta describir el equivalente laboral...pues prácticamente se resume en las mismas palabras.

Y tú ¿con cuál te identificas?
Por mi parte, afortunadamente, coincido en el plano afectivo y profesional...aunque sí es cierto que para llegar donde estoy he tenido que buscar y ponerle mucha pasión, afecto y confianza a la vida :)
Como yo, Tú psique puedes consumar tu amor...sólo tienes que crear tu propia suerte.
¡Buenas noches equipo!

8 de junio de 2017

¿Sueñas con imposibles? Las preguntas que debes hacerte para orientar tu vocación (Especial Selectividad)

¿Tú también sueñas cosas imposibles?
Unicornios, regreso al pasado, burros que vuelan, hacer "chas" y plantarte en tu ciudad favorita, que llueva café en el  campo, el premio gordo de la lotería, el fin inmediato de las guerras, la corrupción y la violencia. La erradicación de estereotipos, injusticia y desigualdad. Poder dedicarte a lo que te apasiona sin que te cueste el mínimo esfuerzo "meter cabeza".
Vale, son aspectos muy diferentes, y quizás unos sean más improbables que imposibles.
Sacar la nota que necesitas en selectividad para estudiar lo que te más te gusta, montar tu propio negocio (y hacer que funcione), trabajar "de lo tuyo", obtener plaza...

Puede que antes de comenzar a leer los propósitos de las dos últimas lineas te resultaran imposibles o, al menos, altamente improbables. Ahora bien, si los comparamos con la posibilidad de cruzarnos (mágicamente) con un unicornio o que nos toque la lotería (especialmente cuando nos quejamos de que no tenemos suerte y ni siquiera jugamos) ya no nos parecen objetivos tan alejados de la realidad ¿verdad?
Pienso que en la vida todo depende del cristal a través del cual mires las cosas. Por tanto, todo te parecerá imposible hasta que te pongas a ello y compruebes que puedes conseguirlo.

Estos días han tenido lugar los exámenes de selectividad en algunas comunidades (en otras, como Andalucía y Cataluña, todavía les queda esperar una semana). Debido a ello, ha llegado a mi recuerdo la inseguridad que esos días reinaba mi mundo, justo cuando me tocó hacerla a mí (¡y mira que ha llovido!). 
Entonces, estaba plenamente satisfecha por el esfuerzo demostrado durante todo el curso, así como ilusionada por lo que supondría un nuevo comienzo...sin embargo, la incertidumbre de no saber qué obstáculos me encontraría en el camino de obtener la nota que necesitaba para cursar la Licenciatura de Psicología me atormentaban.

Finalmente, todo fue bien y alcancé mi meta, vista como imposible en un primer momento de miedos y ansiedad, improbable a medida que fui ampliando mis conocimientos, y totalmente merecida y alcanzable cuando cumplí con mi plan de estudios y enfrenté los exámenes. 
También fue por entonces cuando descubrí que no todos los jóvenes que se encontraban en las mismas que yo tenían tan claro lo que querían hacer con su futuro. Quizás fue porque nadie les mencionó nunca lo que hoy vengo a deciros. O tal vez porque les hablaron más de "salidas laborales" que de pasión, realización y desarrollo personal.

¿Conocéis a alguien que no ha encontrado su verdadera vocación y dentro de unos días sienta que tiene que jugarse su futuro al decantarse por alguna opción?
¿Eres padre o madre y no sabes cómo aconsejar a tu hijo en este sentido?
¿Tienes 18 años, estás a punto de examinarte y este post ha caído en tus manos, ya sea de forma casual o buscada?
Sea cual sea tu posición, te diré algo:

Así, tal y como te lo digo. Hoy no vengo a hablarte de lo que ganarás (desde el punto de vista de la economía), como tampoco del éxito que alcanzarás, los debates que presidirás o las eminencias que encontrarás en el camino, te saludarán en las redes sociales y te darán prestigio frente al resto. 
Hoy no vengo a aconsejarte que escojas esta o aquella carrera solo porque, una vez "te coloques" ofrezca la posibilidad de que disfrutes de mayores periodos vacacionales o de más probabilidad de conciliar trabajo y vida personal.
No voy a decirte que esto o aquello es más bonito o gratificante que lo otro...solo porque a mí me lo parezca (pues lo que a mi modo de ver es maravilloso, a ti puede parecerte un auténtico coñazo). No quiero, tampoco, aconsejarte que te decidas por una u otra opción solo porque encierre la posibilidad de que en un futuro puedas opositar.
No quiero condicionar tu opinión. Es tu futuro el que está en juego, y ya eres mayor para tomar tus propias decisiones...ahora, únicamente pretendo que respondas a las preguntas que, en unos años, cuando mis hijos lleguen con la duda de no saber qué hacer, les plantearé con el fin de que resuelvan su destino (al menos la parte del mismo que recae sobre sus manos):

Ahora que ya has respondido estas cuestiones (o a la gran mayoría), que ya sabes quién eres, qué sabes hacer y qué nivel de felicidad pretendes alcanzar (no hay límites...aquí si pretendo condicionarte o pedirte que aspires lo más alto posible) trata de convertir tu pasión en tu proyecto de vida.
No pienses tanto en las "salidas"...si algo se te da bien buscarás la manera de desarrollar tu talento con creatividad y hacer que te paguen por ello.
No pienses tanto en cuánto ganarás o en el éxito profesional...te aseguro que una vez te realizas y creces en lo personal, cuando todos empiecen a ser testigos de la iniciativa y el entusiasmo con el que haces las cosas, el resto de beneficios llegarán.
No estudies medicina (por poner un ejemplo) solo por que tu padre, tu abuelo y tu tatarabuelo lo hicieron. Si realmente quieres ser otra cosa, comunica tus inquietudes a tus seres queridos y no pongas límites a tu progreso...te aseguro que van a acabar entendiendo que lo que uno ama ser en la vida pesa más que el mantenimiento de ciertas tradiciones.

Cree en ti mismo con tanta fuerza que el mundo no pueda evitar creer en ti también...
Hasta aquí el post de la semana, equipo. Nos leemos mañana en las redes y, por supuesto, os espero el próximo jueves con una nueva publicación en el blog.
Mucha fuerza para Selectividad ¡TÚ PSIQUE PUEDES!

4 de junio de 2017

Cómo deberías estudiar según el tipo de estudiante que eres

¿Cómo están mis valientes opositores?
Al fin es domingo y muchos de vosotros aprovecháis este día para tomaros un descanso, comer vuestro dulce y riquísimo capricho de la semana, sacar partido a la suscripción de Netflix, hacer deporte al aire libre y, por supuesto, planificar vuestra próxima semana de estudios (no nos engañemos, por mucho que se quiera desconectar 100%, opositor se es hasta en domingo).

Te propongo algo ¿qué tal si haces tu próximo planning teniendo en cuenta los tips que hoy te doy, según el tipo de estudiante que seas?
Ya es bien conocido que "cada maestrillo tiene su librillo". Conocerse es sumamente importante para todo, especialmente cuando de estudiar una oposición se trata, pues en este duro camino que habéis escogido ya sabemos que solo ganan los más aventajados...dicho esto, te explico cuáles son los 4 tipos principales de estudiantes, así como algunos consejos sobre cómo deberías estudiar según el perfil que más te represente. De esta forma, podrás sacar el máximo partido a las herramientas de estudio para estar a la cabeza de esta carrera de fondo llamada "Opositón" (resultado de mezclar "oposición+maratón"...ya sabéis que adoro hacer juegos de palabra ¿no?)

Ahora, mira esta infografía y dime ¿qué tipo de estudiante eres? te  diré cómo se te dará mejor el estudio.
Por mi parte, no cabe la menor duda de que encajo casi al completo con el perfil visual. Siempre, para responder a las preguntas que se me hacían en los exámenes, trataba de concentrarme a tope y visualizar de qué color tenía subrayado el tema acerca del que me estaban preguntando y qué imágenes aparecían en las páginas (aún recuerdo la fotografía de una vaca blanca pastando, en la página 67 de mi libro de conocimiento del medio, cuando estudiaba 4º de primaria, y podría comentar con bastante acierto qué ponía en el texto y cuantos párrafos lo componían...no es coña, siempre me hizo gracia lo de la vaca blanca y me sorprende a mí misma). Además, al conducir, voy "tomando fotografías mentales" de todo lo que voy encontrando a mi paso para no despistarme en caso de que tenga que volver otro día.
Y tú ¿ya sabes cuál es tu estilo de aprendizaje?

Hasta aquí hemos llegado, equipo. Por mi parte, me dispongo a disfrutar de la tarde de domingo haciendo manualidades DIY para personalizar mi nuevo hogar y que, por supuesto, os iré enseñando en próximas publicaciones ;)
Si no queréis perderos nada, no dejéis de seguir el perfil TÚ PSIQUE PUEDES en redes sociales (enlace directo en la columna derecha  de esta página -versión web-).
Ahora sí...feliz tarde ¡Sed felices!