22 de junio de 2017

Tipos de relaciones amorosas ¿y laborales?

¡Al fin verano! y con este calor, las escapadas playeras y la ropa fresquita parece que el enamoramiento surge más rápido ¿o quizás se den más rupturas?
No sabría decir con exactitud hacia qué lado se inclina la balanza pero, desde luego, sí que me aventuraría a confirmar que cuando una relación da comienzo nunca creemos que vayamos a escribirle un final...

¿Sucede lo mismo cuando comenzamos a trabajar en otro lugar?
Todo es nuevo, incluidas tus ilusiones que, debido a un buen giro del destino, se han visto renovadas. Además del equipo de compañeros, tus funciones y el agradecido público al que atiendes, descubres que has nacido para hacer justo lo que hoy en día desempeñas.
Sin embargo, en el trabajo (como en el amor) hay más puntos en común de los que piensas. Unas relaciones cuajan, otras no...surgiendo entonces los "no eres tú, soy yo".

Vayamos al asunto que nos ocupa. 
No sé si eres de las personas que sostiene que el amor no conoce de etiquetas. De todos modos, seas de esa u otra opinión, existen teorías como la del psicólogo estadounidense Sternberg, la cual defiende que pueden darse hasta 7 tipos de relaciones de pareja combinando las tres características principales (según el autor, todo sea dicho) que dirigen una relación.
Este trío de componentes afectivos serían:


Una vez que conoció estos componentes, Sternberg buscó todas las combinaciones posibles entre ellos y encontró, como os dije con anterioridad, que las parejas pueden ser de siete tipos. Mejor os pongo un "dibujito" que nos ayudará a entendernos mejor:
¿Dónde nos llevará todo esto hoy? seguidme, que aprenderéis mogollón y seguro que os vienen a la mente bastantes relaciones "ejemplares". El siguiente paso de nuestro post de la semana consiste en explicaros (con un lenguaje bastante común, así no nos andamos con rodeos) cómo funciona cada uno de estos 7 tipos de parejas y qué características guardan en común con según qué trabajo desempeñes...¿PREPARADOS?

RELACIÓN DE CARIÑO= AMISTOSA
Mucho "jiji" por aquí y "jaja" por allá. Cosquillas, piquitos, pelis de acción con gafas 3D mientras os zampáis un cubo de palomitas en el sofá, podéis contaros cualquier cosa con plena confianza...¿tal como unos mejores amigos?
Quizás sí y, aunque con derecho a roce, vuestro pilar más fuerte se basa en la intimidad y el cariño, más que en otros aspectos.
Laboralmente podría traducirse en ese trabajito que tienes mientras estudias o llega algo mejor. Te da igual que sean poquitas horas, mientras que te vaya dando para tus caprichos y haya buen rollito entre compañeros. Te lo pasas pipa y tus funciones te agradan pero...como en el fondo sabes que no va a durar de por vida...ni pones demasiado entusiasmo y pasión en lo  que haces (no te vayas a quebrar para cuando venga la oportunidad que en realidad ambicionas), ni te comprometes con sus valores y principios tal como les gustaría.

ENCAPRICHAMIENTO= RELACIÓN SUPERFICIAL
¿Hace falta que lo explique? Venga sí, que estáis deseando...esto es como cuando nos tocaba estudiar el tema de la reproducción estando en primaria  o secundaria. A los chicos les venía (por lo general) la risa tonta y adoptaban una postura chulesca, mientras que las chicas (también por lo general, según los recuerdos almacenados en mi memoria) parecíamos tomates. Vale, lo admito, a mí también me venía la risa tonta...Lo que sí era un aspecto común a todos era el sobresaliente que sacábamos en la materia (¿veis que todos somos requetelistos si el tema que nos ocupa capta toda nuestra atención y energía?).
A lo que iba...esta pareja es aquella en la que sus componentes no tienen grandes compromisos, ni tampoco una relación de confianza pero que, sin embargo, se pasarían las 24 horas del día dándole al tema (cuidado, podemos confundirlos con un par de mandriles en celo).
Oye...esto está genial y puede suponer el inicio de una relación más duradera y estable. Sin embargo, suelen tomar la forma de aventura extramatrimonial con fecha de caducidad.
Laboralmente se me viene a la mente aquel trabajador que pone mucha pasión (a simple vista) en todo lo que hace, pero a quien no llegas a verle el fondo (vaya, que no es trigo limpio). No suele relacionarse con sus compañeros, ni cuenta nada de su vida privada...es más, se ocupa de empaparse de todo y acaba vendiendo tus estrategias empresariales al primero que pasa.

AMOR VACÍO= ESTAR POR ESTAR
Seré breve, pero concisa. Esto es lo mismo que cuando estás hablando con X (ytodos conocemos a alguien en una relación de este tipo) y le dices eso de "por pena no se está con nadie".
Ahí no hay ni cama, ni amistad, ni risas, ni cosquillitas en el sofá...puede que ya no os gusten ni  las mismas pelis. Vuestros caminos han tomado direcciones distintas y lo único que os mantiene unidos son la hipoteca, el perro, los niños o el ¿quién coño se pone a dar explicaciones a la familia, con la de años que llevamos viéndonos las caras?
Laboralmente se traduce en la empleada que lleva trabajando 25 años para la misma empresa y ya no siente que sus principios sean comunes. Nada es lo que era, hay tensiones y desmotivación, el equipo no sabe comunicarse y todos se limitan a hacer su trabajo y marcharse en cuanto pueden con el fin de desconectar aunque sea por unas horas. La lealtad es uno de tus valores más arraigados ¡qué duda cabe! pero...¿es eso vivir?

AMOR ROMÁNTICO= AFECTO Y SEXO
Consiste en quererse mucho, poniéndole pasión...además, de vez en cuando cae alguna peli protagonizada por Jennifer Aniston y, con los "te amo" de por medio el sexo más salvaje puede parecer un videoclip de Chayanne...
Me vienen a la mente las parejas hiper-ultra-mega-enamoradas que manifiestan sus "querencias" por facebook pero que, ante el mínimo problema, rompen ¿será que les fallaba el compromiso?
En el trabajo se da cuando estás agusto, al tiempo que pones todo tu empeño en que vaya bien...pero en el fondo sabes que a la primera de cambio vas a largarte porque no tienes ganas de afrontar problemas en un sitio donde no quieres permanecer de por vida, ya que ambicionas algo más afín a tus expectativas.

AMOR SOCIAL=  TE QUIERO COMO AMIGO
No hay dudas de que quieres mucho a esa persona. Os lleváis bien y vuestros ratos de risas y charla siguen siendo frecuentes. La presión del entorno, el no querer permanecer en soledad, es lo que hace que os mantengáis unidos.
La pasión se rompió, de tanto usarla...
En el trabajo sientes un gran cariño hacia tus compañeros y sabes que si sigues ahí es porque necesitas un trabajo...sin embargo piensas ¿estaría más motivada en otro lugar?

AMOR FATUO= RELACIÓN DESENFRENADA
En esta ocasión, la conexión física es tan grande que les impide distanciarse. Sin embargo ¿qué otras aficiones, pensamientos e ideas les unen?
Vayámonos a tu puesto de trabajo. Las oficinas son geniales, se está muy fresquito, el olor a café estimula tus sentidos todas las mañanas y la decoración es más que preciosa...pero todo es frío, no hay ni un solo atisbo de afecto que te una a este lugar.

AMOR CONSUMADO= RELACIÓN COMPLETA
Os entendéis en el dormitorio, la cocina y el coche. De hecho, podéis tener una conversación tranquila en la ducha o la cama...y poneros mucha pasión en cualquier esquina de la casa.
Os mola viajar juntos y no tenéis secretos (bueno, alguno pequeñito sí). 
Estáis de acuerdo en multitud de aspectos, y os complementáis en los que no.
Podéis hablar durante horas con el fin de ayudaros o aconsejaros sobre algo que os preocupe...y terminar con un "qué bonita tu boca"...aunque no venga al caso ¡qué más dará!
Sabéis que, aunque no habéis firmado un contrato de por vida y algunas cosas pueden cambiar de la noche a la mañana, es difícil que vuestro compromiso se agote...pues está en vuestro modo de ver las cosas el hecho de mantener la paciencia en los momentos de tempestad, para que la calma y los minutos de magia regresen con ganas de quedarse otra larga temporada.
Imagino que no hace falta describir el equivalente laboral...pues prácticamente se resume en las mismas palabras.

Y tú ¿con cuál te identificas?
Por mi parte, afortunadamente, coincido en el plano afectivo y profesional...aunque sí es cierto que para llegar donde estoy he tenido que buscar y ponerle mucha pasión, afecto y confianza a la vida :)
Como yo, Tú psique puedes consumar tu amor...sólo tienes que crear tu propia suerte.
¡Buenas noches equipo!

8 de junio de 2017

¿Sueñas con imposibles? Las preguntas que debes hacerte para orientar tu vocación (Especial Selectividad)

¿Tú también sueñas cosas imposibles?
Unicornios, regreso al pasado, burros que vuelan, hacer "chas" y plantarte en tu ciudad favorita, que llueva café en el  campo, el premio gordo de la lotería, el fin inmediato de las guerras, la corrupción y la violencia. La erradicación de estereotipos, injusticia y desigualdad. Poder dedicarte a lo que te apasiona sin que te cueste el mínimo esfuerzo "meter cabeza".
Vale, son aspectos muy diferentes, y quizás unos sean más improbables que imposibles.
Sacar la nota que necesitas en selectividad para estudiar lo que te más te gusta, montar tu propio negocio (y hacer que funcione), trabajar "de lo tuyo", obtener plaza...

Puede que antes de comenzar a leer los propósitos de las dos últimas lineas te resultaran imposibles o, al menos, altamente improbables. Ahora bien, si los comparamos con la posibilidad de cruzarnos (mágicamente) con un unicornio o que nos toque la lotería (especialmente cuando nos quejamos de que no tenemos suerte y ni siquiera jugamos) ya no nos parecen objetivos tan alejados de la realidad ¿verdad?
Pienso que en la vida todo depende del cristal a través del cual mires las cosas. Por tanto, todo te parecerá imposible hasta que te pongas a ello y compruebes que puedes conseguirlo.

Estos días han tenido lugar los exámenes de selectividad en algunas comunidades (en otras, como Andalucía y Cataluña, todavía les queda esperar una semana). Debido a ello, ha llegado a mi recuerdo la inseguridad que esos días reinaba mi mundo, justo cuando me tocó hacerla a mí (¡y mira que ha llovido!). 
Entonces, estaba plenamente satisfecha por el esfuerzo demostrado durante todo el curso, así como ilusionada por lo que supondría un nuevo comienzo...sin embargo, la incertidumbre de no saber qué obstáculos me encontraría en el camino de obtener la nota que necesitaba para cursar la Licenciatura de Psicología me atormentaban.

Finalmente, todo fue bien y alcancé mi meta, vista como imposible en un primer momento de miedos y ansiedad, improbable a medida que fui ampliando mis conocimientos, y totalmente merecida y alcanzable cuando cumplí con mi plan de estudios y enfrenté los exámenes. 
También fue por entonces cuando descubrí que no todos los jóvenes que se encontraban en las mismas que yo tenían tan claro lo que querían hacer con su futuro. Quizás fue porque nadie les mencionó nunca lo que hoy vengo a deciros. O tal vez porque les hablaron más de "salidas laborales" que de pasión, realización y desarrollo personal.

¿Conocéis a alguien que no ha encontrado su verdadera vocación y dentro de unos días sienta que tiene que jugarse su futuro al decantarse por alguna opción?
¿Eres padre o madre y no sabes cómo aconsejar a tu hijo en este sentido?
¿Tienes 18 años, estás a punto de examinarte y este post ha caído en tus manos, ya sea de forma casual o buscada?
Sea cual sea tu posición, te diré algo:

Así, tal y como te lo digo. Hoy no vengo a hablarte de lo que ganarás (desde el punto de vista de la economía), como tampoco del éxito que alcanzarás, los debates que presidirás o las eminencias que encontrarás en el camino, te saludarán en las redes sociales y te darán prestigio frente al resto. 
Hoy no vengo a aconsejarte que escojas esta o aquella carrera solo porque, una vez "te coloques" ofrezca la posibilidad de que disfrutes de mayores periodos vacacionales o de más probabilidad de conciliar trabajo y vida personal.
No voy a decirte que esto o aquello es más bonito o gratificante que lo otro...solo porque a mí me lo parezca (pues lo que a mi modo de ver es maravilloso, a ti puede parecerte un auténtico coñazo). No quiero, tampoco, aconsejarte que te decidas por una u otra opción solo porque encierre la posibilidad de que en un futuro puedas opositar.
No quiero condicionar tu opinión. Es tu futuro el que está en juego, y ya eres mayor para tomar tus propias decisiones...ahora, únicamente pretendo que respondas a las preguntas que, en unos años, cuando mis hijos lleguen con la duda de no saber qué hacer, les plantearé con el fin de que resuelvan su destino (al menos la parte del mismo que recae sobre sus manos):

Ahora que ya has respondido estas cuestiones (o a la gran mayoría), que ya sabes quién eres, qué sabes hacer y qué nivel de felicidad pretendes alcanzar (no hay límites...aquí si pretendo condicionarte o pedirte que aspires lo más alto posible) trata de convertir tu pasión en tu proyecto de vida.
No pienses tanto en las "salidas"...si algo se te da bien buscarás la manera de desarrollar tu talento con creatividad y hacer que te paguen por ello.
No pienses tanto en cuánto ganarás o en el éxito profesional...te aseguro que una vez te realizas y creces en lo personal, cuando todos empiecen a ser testigos de la iniciativa y el entusiasmo con el que haces las cosas, el resto de beneficios llegarán.
No estudies medicina (por poner un ejemplo) solo por que tu padre, tu abuelo y tu tatarabuelo lo hicieron. Si realmente quieres ser otra cosa, comunica tus inquietudes a tus seres queridos y no pongas límites a tu progreso...te aseguro que van a acabar entendiendo que lo que uno ama ser en la vida pesa más que el mantenimiento de ciertas tradiciones.

Cree en ti mismo con tanta fuerza que el mundo no pueda evitar creer en ti también...
Hasta aquí el post de la semana, equipo. Nos leemos mañana en las redes y, por supuesto, os espero el próximo jueves con una nueva publicación en el blog.
Mucha fuerza para Selectividad ¡TÚ PSIQUE PUEDES!

4 de junio de 2017

Cómo deberías estudiar según el tipo de estudiante que eres

¿Cómo están mis valientes opositores?
Al fin es domingo y muchos de vosotros aprovecháis este día para tomaros un descanso, comer vuestro dulce y riquísimo capricho de la semana, sacar partido a la suscripción de Netflix, hacer deporte al aire libre y, por supuesto, planificar vuestra próxima semana de estudios (no nos engañemos, por mucho que se quiera desconectar 100%, opositor se es hasta en domingo).

Te propongo algo ¿qué tal si haces tu próximo planning teniendo en cuenta los tips que hoy te doy, según el tipo de estudiante que seas?
Ya es bien conocido que "cada maestrillo tiene su librillo". Conocerse es sumamente importante para todo, especialmente cuando de estudiar una oposición se trata, pues en este duro camino que habéis escogido ya sabemos que solo ganan los más aventajados...dicho esto, te explico cuáles son los 4 tipos principales de estudiantes, así como algunos consejos sobre cómo deberías estudiar según el perfil que más te represente. De esta forma, podrás sacar el máximo partido a las herramientas de estudio para estar a la cabeza de esta carrera de fondo llamada "Opositón" (resultado de mezclar "oposición+maratón"...ya sabéis que adoro hacer juegos de palabra ¿no?)

Ahora, mira esta infografía y dime ¿qué tipo de estudiante eres? te  diré cómo se te dará mejor el estudio.
Por mi parte, no cabe la menor duda de que encajo casi al completo con el perfil visual. Siempre, para responder a las preguntas que se me hacían en los exámenes, trataba de concentrarme a tope y visualizar de qué color tenía subrayado el tema acerca del que me estaban preguntando y qué imágenes aparecían en las páginas (aún recuerdo la fotografía de una vaca blanca pastando, en la página 67 de mi libro de conocimiento del medio, cuando estudiaba 4º de primaria, y podría comentar con bastante acierto qué ponía en el texto y cuantos párrafos lo componían...no es coña, siempre me hizo gracia lo de la vaca blanca y me sorprende a mí misma). Además, al conducir, voy "tomando fotografías mentales" de todo lo que voy encontrando a mi paso para no despistarme en caso de que tenga que volver otro día.
Y tú ¿ya sabes cuál es tu estilo de aprendizaje?

Hasta aquí hemos llegado, equipo. Por mi parte, me dispongo a disfrutar de la tarde de domingo haciendo manualidades DIY para personalizar mi nuevo hogar y que, por supuesto, os iré enseñando en próximas publicaciones ;)
Si no queréis perderos nada, no dejéis de seguir el perfil TÚ PSIQUE PUEDES en redes sociales (enlace directo en la columna derecha  de esta página -versión web-).
Ahora sí...feliz tarde ¡Sed felices!

1 de junio de 2017

"Yo invito, tú pagas" Razones por las que tienes que poner precio a tu trabajo

¡Buenos días, equipo!
¿Qué tal si hoy damos un agradable paseo juntos? Esta mañana abrí los ojos de buen humor, con el chip cambiado y, acto seguido, pensé en lo bien que me caéis todos…por ello he decidido que hagamos un recorrido por los lugares donde más nos apetezca (invito yo, por supuesto).
Sigue leyendo, si quieres ver dónde acabaremos al final del día.

Parada número 1: 
Antes de recogerte en casa, o en algún otro lugar de tu preferencia, he decidido que me pasaré por el concesionario que me pille más cerca. Una vez allí, sin apenas mediar palabra, les dejaré mi coche y lo reemplazaré por cualquier otro que sea nuevo (eso sí, debe tener los asientos de cuero y un maletero bastante amplio). De camino a nuestro punto de encuentro pararé en alguna estación de servicio, llenaré el depósito de mi nueva adquisición comentando al personal un amable “es que lo necesito”, y me iré sin hacer el mínimo gesto de sacar la cartera o preguntar cuál ha sido la cuenta. Vale, vale…no te impacientes, que ya llego.

Parada número 2:
Te invito a desayunar. Pero no un desayuno cualquiera ¡qué va! Hoy tomamos tostadas francesas, café recién hecho, zumo de naranja y cogeremos algunos bollitos aromatizados con vainilla y coco por si acaso nos entra hambre a media mañana. Por cierto, no faltarán la fruta fresca, flores sobre la mesa, ni las vistas al mar.
Avisa cuando termines de saborearlo todo…yo, mientras tanto, iré a explicar a la propietaria del precioso establecimiento que “tenía hambre y no me quedaba otra que pedir lo mejor de la carta”. Por supuesto que no pagaré…alimentarse es una necesidad primaria.

Parada número 3:
Camino a nuestro próximo destino me comentas que está teniendo problemas de pareja y que no sabes en qué acabará lo vuestro. No te preocupes, todo tiene arreglo ¿vamos a un Psicólogo especialista en el tema, o acudimos directamente a un abogado que tramite la separación de divorcio? No te preocupes por el precio, no van a cobrarnos nada…lo estás pasando mal y las necesidades no se pagan.
¡Ah! ¿también requieres servicios de orientación laboral? No te preocupes…me dedico a ello, de hecho te ayudaría encantada, pero hoy estoy de vacaciones. Sin embargo, envía tu CV a la dirección de email que te voy a dar. Como necesitas encontrar trabajo para poder pagar facturas tras la ruptura, estoy segura de que esta orientadora tan encantadora te ayudará sin poner precio a su actividad, revisándote el curriculum gratuitamente y definiendo tu plan de acción en la búsqueda de empleo…sobra decir que alguna sesión preparatoria para superar entrevistas de trabajo con seguridad también caerá.
¡Dale! No dudes más en enviar el documento…no puede oponerse.

Parada número 4:
¿Has visto qué fácil ha sido? En el mundo hay más personas buenas que malas ¡lo que pasa es que las segundas hacen más ruido!
¡Un momento! Aún no estás relajado…¿qué te parece si nos vamos de shopping y luego nos damos un masaje mientras tomamos un té con pastas? Ya sabes cuál es el procedimiento…tú no tienes que preocuparte por nada, yo invito. Está totalmente justificado, “necesitamos renovar fondo de armario y liberar tensiones”.

Parada número 5:
Te llevaré a casa en un par de horas, pero antes disfrutaremos de la joya de la corona…nos colaremos en el concierto de ese grupo nuevo al que vi actuando por casualidad hace un par de meses y que promete bastante. De paso nos haremos con un autógrafo (por si las moscas). Un bailoteo (mojito en mano) a cualquiera le hace bien con estas calores…”¡LO NECESITAMOS!”

¡Menudo jueves el nuestro! Hemos hecho de todo y no hemos pagado un duro. Las necesidades no se pagan...
¡¿PERO ESTAMOS LOCOS?!

Imagina que un día cualquiera entra por las puertas de tu negocio, tu vida o tu casa un personaje de esta talla. Imagina que llega con este tipo de pensamientos, queriendo arrasar con todo a su paso…el problema es que no hace falta imaginar demasiado ¿verdad?
A menudo nos encontramos con situaciones de este tipo...vale, quizás no tan exageradas ¿o sí? De lo que estoy segura es de que jamás se me ocurriría solicitar un servicio o adquirir un producto sin pedir información de costos o incluso disponibilidad, esperando que sea de forma gratuita porque es una necesidad para mí.

Debido a que he recibido a varios “clientes” de este tipo a lo largo de mi vida, y puesto que no me gustaría que vosotros lo paséis mal cuando tengáis que enfrentar este tipo de situaciones, anotad en vuestra libreta de “ASPECTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE VALORAR LO QUE HACEMOS” este breve listado de tips que, lejos de espantar a quienes no hacen bien a vuestros proyectos, al menos facilitarán el hecho de que os anticipéis a este tipo de situaciones.
Hasta aquí el post semanal, equipo. Recordad que mañana tenemos recomendación PSIQUETECA en nuestros distintos perfiles de redes sociales. Además, el domingo estrenamos nueva entrada para nuestros valientes opositores en TÚ PSIQUE OPOSITAS...¡Esta semana estamos a tope! No os perdáis nada ;)
Y recordad respetar el trabajo ajeno (y el propio).
¡Buenas noches!

25 de mayo de 2017

La vida puede desplomarse en un instante (con mención especial a víctimas del Manchester Arena)


...y por ello voy a hablar. Porque me da asco, pena, ira, frustración, impotencia, miedo, incertidumbre, llámalo como quieras. Al fin y al cabo una palabra lo define y engloba todo: TERRORISMO.
No sé muy bien cómo voy a vomitar la rabia que llevo en mi interior de forma más o menos ordenada. Haciendo un cálculo rápido puede que haya escrito y borrado el segundo párrafo de esta publicación unas diez o doce veces...ideología, política, religión, difusión en medios de comunicación, la valentía y serenidad que nos piden "desde arriba"...en principio mi cabeza me pedía enfocar esta publicación de manera puramente informativa ¡PERO NO! mi corazón y la rapidez de mis dedos enfadados sobre el teclado no me permiten escribir con objetividad hoy. Si quieres conocer las causas y efectos del terrorismo puedes pinchar aquí y leer artículos como el de Manuel Pimentel, pero que para nada son lo que me sale de dentro esta mañana.

Este post se hará público en solo un par de días, el jueves 25, al anochecer. 
Pero hoy es martes 23 de mayo, son las 8 de la mañana y estoy llorando. Hace unos minutos estaba tomando mi primer café del día, aunque hoy lo que ha terminado de espabilarme no ha sido el contenido de mi taza, sino poner la televisión y escuchar los gritos de quienes se encontraban la noche de ayer en el concierto de Ariana Grande cuando explotó la bomba que ha desplomado miles de vidas en un instante.

No lloro porque conociera a ninguna de las víctimas, ni porque de algún u otro modo me sintiera unida a ellos (ni siquiera compartíamos gusto musical)...¡lo hago porque la persona fallecida más joven tenía 8 años! porque parecía un ángel precioso y, de hecho, ya lo será. Porque han muerto adolescentes que acababan de empezar a ver cumplidos sus sueños. Matrimonios con hijos, gente de mi edad con mucha vida por delante...lloro porque con ellos se ha ido un trocito de todos sus seres queridos. Lloro porque 22 familias estarán gritando desconsoladamente al ver tanta vida sin vida, de forma repentina y caprichosa. Lloro porque otras 60 familias no sabrán ya qué hacer, ni a qué Santo rezarle para que su hijo, padre, amigo o primo herido de gravedad no pase al lado negro de la lista por otra complicación del destino.
Lloro porque me acojono cuando pienso que mañana puedo estar esperando el metro, bailando en un concierto, tomando café en el centro de mi ciudad, asistiendo a una clase en la Universidad...y ver desplomados mis 30 años. Lloro aún más cuando pienso que puede que no me toque a mí (sí, me toque, yo veo esto como una lotería de mal gusto), sino a alguno de mis primos, mi madre, mis tías, mi chico o alguna de mis amistades. Lloro porque la mente es poderosa y, en ocasiones, llego a pensar ¿merecerá la pena plantearse lo de tener hijos en un mundo que, en este y otros sentidos, se va la mierda? ¡Menudos hijos de p***, que hasta hacen que me plantee (aunque solo sea por un instante) cómo he de variar mi destino en función de sus movimientos!

(Que conste que no pretendo ofender a nadie con mi pregunta, como tampoco pido que todo el mundo entienda lo que siento y se ponga en mi lugar).
Hoy escribe mi yo sin filtros, mi rabia y mi dolor. Hoy no pretendo seguir un orden aparente, ni medir lo que digo. Hoy necesito gritar todo lo que tecleo, porque por un momento he pensado que mi cabeza explotaría. Y sí, algún día quiero ser madre. Como también quiero seguir viajando muy lejos, tomando café en la calle, cogiendo el metro y bailando en conciertos...quiero ver museos, grandes obras de arquitectura y disfrutar de puestas de sol en la playa mientras una multitud a mi alrededor cuenta hacia atrás a medida que el astro Rey se esconde en el mar y, para finalizar, todos aplauden con el último rayo. Quiero eso y mucho más, pero mi pregunta es ¿me dejarán o veré mi vida desplomarse en un instante?

Sigamos viviendo, sigamos girando con el mundo, sigamos disfrutando de las pequeñas cosas, de las personas que tenemos cerca, sigamos...mientras sigamos vivos.

Buenas noches, equipo.